Vigilando sin miedo

Por Rob, 0 reacciones

El vocalista de Fear Factory, Burton C. Bell, lanzará en breve el disco debut de su proyecto paralelo Ascension Of The Watchers, idea que le surgió en un sueño (desde el estilo musical pasando por el artwork e incluso el nombre del grupo).

En el sueño, Bell viajaba por vastas extensiones de tierras llegando a un claro donde vió un árbol que se quemaba. Las ramas mostraban su silueta en un cielo despejado y a Bell le invadió una sensación de paz y sobrecogimiento que nunca antes había sentido. En ese momento, sintió que había alguien detrás suyo pero al girarse para ver quien era, despertó.

Obsesionado con el sueño, se lo comentó a una amiga, experta en interpretar sueños, que le dijo que lo que había experimentado era un 'numinosum', un término que el famoso psicólog Carl Jung usaba para referirse a una experiencia mística o religiosa ocurrida fuera de uno mismo.

El sueño se ha quedado conmigo y me ha inspirado, y creo que la creación de este disco ha sido una experiencia soñada,” declara Bell a la MTV. “Siempre he tenido la sensación de que mis sueños son casi reales. Me despierto cansado porque son tan intensos.

Habiendo nacido de un sueño bastante surrealista, no es de extrañar que el disco -a la venta el 19 de febrero- y el sonido del grupo sea deudor del rock gótico de los 80-90, bandas como The Mission, Swans, Fields Of The Nephilim o los The Cure de la era “Pornography“.

Nunca me he considerado un tío metalero,” reconoce. “Si, he estado en una banda de metal industrial pero la música que siempre he escuchado era muy diferente, motivo por el que supongo que la voz de Fear Factory era diferente de la de otros cantantes de metal. Pero esta vez quería hacer algo muy diferente. La música es completamente personal y me permite probar técnicas que previamente no había tenido oportunidad de explorar. En Fear Factory siempre decíamos estar expandiendo nuestras fronteras. Bueno, ahora estoy pasando esas fronteras.

Bell quiere darle la máxima prioridad e importancia, y para ello cuenta con el respaldo de Al Jourgensen, frontman de Ministry, a través de cuyo sello, 13th. Planet Records, se publicará el álbum.

Miedo da oír sin embargo a Bell hablar sobre los temas: “Básicamente, estas son mis canciones de arrepentimiento para que Dios las oiga y me perdone para que pueda ir al cielo. Para mi, son confesiones auténticas. No voy a la iglesia así que no puedo confesarme de esa manera pero en el pasado he herido a mucha gente algo de lo que estoy realmente arrepentido.

Fue en 2002 cuando el proyecto empezó a tomar cuerpo. Bell acababa de pelearse con Dino Cazares y dejó Fear Factory. Se marchó a Pennsylvannia para trabajar con el ex-teclista de FF, John Bechdel, en un grupo que bautizaron como “The Watchers” (Los vigilantes) por los ángeles que procrearon con los humanos en el “Libro de Enoc”, una historia que aparece en “Los manuscritos del Mar Muerto”, que hay quien dice son anteriores a la Biblia. Posteriormente, una orden de desistimiento a usar el nombre de parte de una banda de Chicago por usar el mismo nombre, debido a lo que le añadieron lo de “Ascension of the”. En 2003, el dúo grabó una demo que fueron mandando a diferentes sellos sin lograr captar el interés de ninguno. Así, Bell optó por editar el EP “Iconoclast” por su cuenta, vendiéndolo a través de la web del grupo en 2005.

En 2006, el guitarista de Still Life Decay, Edu Mussi, entró en el grupo, y llevaron a cabo su primera gira. Fue entonces cuando, Bedchel le habló sobre el sello que Al Jourgensen iba a poner en marcha por lo que Bell le llamó, llegando a hacer tan buenas migas con el frontman de Ministry que canta en su último disco, “The Last Sucker“.

Ministry era una de mis bandas favoritas de siempre, así que le dije (a Jourgensen), 'Venga, déjame salir en tu disco. Trabajo barato'. Y me dijo, 'Vale, vente a Texas'. Cuando estuve ahí trabajando en el disco, empezamos a hablar de 13th. Planet y así es como salió todo. Desarrollamos un respeto mutuo.

La unión de Bell y Jourgensen se tradujo en dos temas del “The Last Sucker” (“End of Days Pt. 1” y “End of Days Pt. 2”) y la producción de varios temas del disco de Ascension Of The Watchers (que incluye los temas del EP, otros seis temas nuevos y una versión de Simon & Garfunkel).

No solo es Al uno de mis héroes musicales, he disfrutado de sus habilidades como mezclador y productor a través de su historia. Así que estar ahí con Al diciéndome 'Prueba esto' o 'Prueba aquello' fue tan maravilloso. Aprendí mucho de ese tío. Estuve viviendo en su casa mientras grabábamos y me sentí como de la familia.

¿Y como influye este proyecto en Fear Factory? “Fear Factory está de paréntesis. Hasta donde yo sé, no está acabado. Simplemente quería trabajar en otro material. He sido parte de Fear Factory desde su concepción, y 17 años después necesito hacer otra cosa por un tiempo. Y Fear Factory no tiene sello discográfico por lo que no hay obligación contractual para seguir adelante, así que ahora mismo, todo se concentra en 'The Watchers'.

Ver más de Ascension Of The Watchers o Fear Factory.