Idiot Pilot: “Hoy en día hay que ser tan creativo con el marketing como con la música”

Por Rob, 0 reacciones

Cuando en 2005 supimos de la existencia de un dúo de Bellingham bajo el nombre de Idiot Pilot gracias a una joya de álbum titulado “Strange We Should Meet Here“, nos sorprendimos por el nivel que dos chicos que no superaban la veintena eran capaces de ofrecer al mundo, prácticamente, desde su casa. Una gira con el proyecto paralelo de Chino Moreno, Team Sleep, consiguió atraer más focos hacia su existencia y lograr que su rock alternativo de ribetes electrónicos fuera reconocido por mucha más gente.

El álbum era muy bueno pero había que esperar si aquel debut fue fruto de la casualidad, de buena suerte o si realmente Daniel Anderson y Michael Harris son dos de los músicos con más talento surgidos en la escena alternativa en los últimos años. Bien, “Wolves“, su segundo trabajo, fue una contundente respuesta a cualquier duda que pudiera haber: ese maravilloso disco no fue elegido el disco del año en pA por un golpe de fortuna. La mezcla perfecta de melodía pop con experimentación electrónica y guitarras rockeras dio en la diana.

Así pues, sabiendo de la devoción de muchos de los visitantes de pA (y también de parte de quienes tratamos de hacer de esta web algo más atractivo día a día), decidimos ponernos en contacto con Anderson y Harris para charlar de los inicios del grupo, de la grabación de sus discos, de su futuro o del estado de la industria. Sin lugar a ningún género de dudas, una de las entrevistas más interesantes que hemos tenido el placer de hacer.

pA: Dejadnos que empecemos preguntando acerca del nombre de la banda: ¿Por qué Idiot Pilot? ¿Alguna experiencia traumática en un avión? (risas)

Daniel Anderson: No, de hecho, me encanta volar y estar en aeropuertos. Idiot Pilot como nombre es una forma vaga de resumir el eventual progreso de la tecnología en nuestra cultura y nuestro día a día. Desde que empezamos, la idea de un avión pilotado completamente por ordenador es cada vez menos ciencia-ficción y más algo que esperas encontrarte en las noticias.

Michael Harris: Bueno, tiene cierto gancho. Me encanta la simetría de las letras cuando las escribes. Tengo la impresión de que, a estas alturas, es bastante difícil dar con un nombre que no solo sea estéticamente relevante con lo que haces sino también fonéticamente agradable (¡sin olvidar que esté disponible!). Hay una miríada de nombres raros de bandas por ahí. Es algo que ya se ha dicho pero está en manos de los individuos que comprenden la banda el venderte el nombre y la imagen que va con él. Me trae sin cuidado el aspecto que tengan los tipos de Explosions In The Sky, ¿entiendes lo que quiero decir? Trascienden el aspecto humano de la música y se convierten en algo mucho mayor cuando tocan.

pA: ¿Como recordáis vuestros inicios como banda? No sois una banda al uso: empezar como dúo no es lo mismo que el formato de banda normal de, mínimo, tres miembros. ¿Hubo un momento en el que dijisteis, 'Ahora somos realmente una banda'?

Daniel Anderson: Yo y Mike hemos estado tocando juntos en bandas desde que teníamos 13 años, así que en nuestros primeros días como banda si que éramos 'la banda al uso'. Tratábamos de componer estas grandes canciones artísticas pero acababan saliendo pop-punk porque estábamos en medio de la escuela y no habíamos desarrollado nivel compositivo para sintetizar como queríamos que sonaran las cosas. Cuando nos convertimos en dúo fue difícil porque nuestro directo era muy complicado de montar y hacer funcionar. Pero siempre he apreciado el dadaísmo y las artes escénicas así que mirarnos a través de esa lente siempre hacía las cosas más sencillas.

Michael Harris: De hecho, había un chiste recurrente durante los primeros años de desarrollo de Idiot Pilot, para cada vez que pasaba algo significativo, decíamos, '¡Aaah! ¡Ahora somos una banda REAL!'. No dejaba de tener como función de reírnos un poco entre nosotros. En cuanto a ser un 'dúo avant-garde', sin duda fue beneficioso en nuestros inicios, ya que nos atrajo mucha atención. La gente no había oído de chavales haciendo lo que hacíamos. Hubo muchas circunstancias extenuantes que crearon el ambiente que permitió que floreciéramos, y ampliáramos nuestras habilidades como multinstrumentistas, productores e incluso, en el caso de Daniel, ingenieros. Estamos a la altura de cualquiera ahora.

pA: ¿Dónde y cómo os conocisteis?

Daniel Anderson: Nos conocimos en tercer grado en clase de informática de St. Andre's.

Michael Harris: ¡Mentiroso! Nos conocimos a través de mensajes personales en Craiglist. Creo que el mío decía, 'Buscando un programador informático de pelo oscuro y ojos verdes que sueñe con controlar el mundo, como hago yo, haciendo música sex pop emotrónica'. Algo así fue.

pA: ¿Qué bandas os hicieron querer empezar a tocar un instrumento o, al menos, hacer que vierais la música con otros ojos?

Daniel Anderson: Cuando estaba en tercer o cuatro grado, me hice con una copia de 'Vs' de Pearl Jam, que fue muy influyente a esa joven edad, y solo un año después me compré el 'Siamese Dream' de The Smashing Pumpkins, que a día de hoy sigue siendo uno de mis álbums favoritos. En cuanto a coger un instrumento, he tocado el piano desde que tenía tres pero cuando finalmente me puse con la guitarra tenía doce años y la verdad es que, en ese momento, solo quería tocar canciones de Blur. Ahora simplemente quiero sonar tan bien como The Edge.

Michael Harris: Daniel y yo tuvimos la afortunada experiencia de estar expuestos a la música alternativa a edades muy jóvenes. Yo escuchaba de todo, desde Marilyn Manson y White Zombie hasta Tupac y Wu-Tang Clan, e incluso Mr Bungle y Faith No More, estando en tercer grado. Recuerdo llegar al colegio y explicarle a Daniel lo emocionado que estaba sobre un nuevo artista que había encontrado y lo 'oscuro y siniestro' que era (hablando de Marilyn, por supuesto). A partir de ahí, tenía ganas de oír todo lo que podía. Las bandas que me hicieron empezar a tocar instrumentos (siempre había sido cantante, ya de bien pequeño) fueron Radiohead ('The Bends', 'Kid A'), Modest Mouse ('Lonesome Crowded West'), Sunny Day Real Estate ('Diary') y The Smashing Pumpkins ('Siamese Dream'). Esos discos, cada uno a su manera, en momentos particulares, me dejaron flipado y cambiaron la esencia de lo que era capaz de sentir con la música.

pA: ¿Como decidisteis quien iba a ser el que cantaba y quien iba a gritar?

Daniel Anderson: Mike tiene mucha mejor voz que yo así que a mi me pareció que tenía sentido que fuese yo el que destrozara mis cuerdas vocales. Aunque, de hecho, él también es bastante bueno gritando.

Michael Harris: Creo que esa fue, literalmente, la discusión. Yo dije algo remilgado y egoísta como, 'No quiero destrozarme mi preciosa voz de cantante'. Además, ¡yo tengo mi grito ocasional en los discos! Hay algunos en 'The Violent Tango' y un breve momento en 'A Day In The Life Of A Poolshark'. No me opongo a la idea si la emoción llama a ello pero la verdad es que no andaba buscando yo ese trabajo.

pA: ¿Qué recuerdos tenéis de 'Strange We Should Meet Here'? ¿Fue una buena experiencia? Personalmente, nos parece un álbum maravilloso.

Daniel Anderson: Fueron tiempos muy buenos creativamente pero también creo que se asfixiaba en un desagrado con la debilidad de cierta música que nos rodeaba, lo cual puede ser frustrante. Éramos muy jóvenes así que, en su momento, era guay tener este pequeño álbum secreto que era nuestra pequeña obra mágica y sabíamos que iba a dejar a la gente alucinada. No tenía ni idea de que iba a venir. También tuvimos muchos adultos que nos apoyaron y ese es un lugar único donde encontrarte como una banda adolescente de post-hardcore electrónico.

Michael Harris: Sin duda fueron tiempos locos en nuestras vidas. Es como si un minuto estuvieras conspirando entre dos para tomar el control del mundo con la música y qué hacer para compartir esa visión. Luego tienes la ayuda y el apoyo de algunas figuras clave, facilitándote eso en algunas maneras más técnicas y funcionales. Pero nunca olvidaré la reunión cuando estuvimos discutiendo por primera vez la creación de 'Clickpop Records' y como editar / distribuir SWSMH. Cuando surgió el tema, '¿Y si llama Los Angeles?', nos burlamos. Era como, 'Bueno, si…Algún día daremos el pelotazo pero ahora mismo necesitamos vender 500 copias de un álbum que acabamos de hacer en nuestro cuarto'. Una semana después, Los Angeles llamó. La vida es a veces muy graciosa.

pA: Dos años después, “Wolves“. ¿Muchas lecciones aprendidas en ese primer álbum que pudisteis aplicar en “Wolves“? El álbum es una obra maestra. Nuestros lectores lo escogieron como mejor álbum de 2007.

Daniel Anderson: ¡Guau! ¡Muchas gracias! 'Wolves' fue un disco muy diferente de hacer y creo que las mayores lecciones emocionales que puedes sacar de hacer un álbum salen de estas sesiones más que no de 'Strange…' que fue más importante técnicamente. El proceso fue mucho más íntimo y confinado, tanto en el tiempo que nos llevó hacerlo como en el espacio en el que estábamos operando. 'Wolves' es un álbum mucho más íntimo y eso era lo que queríamos.

Michael Harris: Estoy casi totalmente de acuerdo con Daniel pero también creo que lo contrario es verdad también. Para mi, 'Wolves' fue mucho más importante a nivel técnico porque estábamos llegando más allá de las medidas de familiaridad a las que no habíamos acostumbrado, trabajando en nuestro 'nido', si quieres. 'Wolves' marcó nuestra primera incursión en los estudios múltiples, técnicas de grabación más avanzadas, pre-producción e investigaciones de arreglos, múltiples escenarios de demos antes de ver la versión finalizada de algo. Mientras 'Strange…' era su propia bestia técnica a su manera, 'Wolves' era subir el listón, y acumulando más recursos y personal para alcanzar lo que era nuestra visión inicial.

pA: ¿Quienes eran los lobos? ¿Las compañías discográficas?

Daniel Anderson: La mayor parte, si. Muy astuto por tu parte. Hay muchas capas en las letras de ese disco y la industria musical es, probablemente, la primera capa para la palabra 'Lobos' (wolves), la más literal. En última instancia, creo que podría descomponerse hasta abarcar lo que sea que te haga enfermar o lo que sea que te dé miedo.

Michael Harris: Habíamos discutido sobre la metáfora y su aplicación a nuestra situación por aquel entonces, que era esencialmente la de estar extremadamente frustrados con nuestro sello. Pero más importante aún, estábamos explorando la idea de que algo que tu ves como 'malvado' o 'aterrador' o cualquier adjetivo que usarías para describir algo que te asuste, es, de hecho, una percepción mental, y no es, de ningún modo, la verdad absoluta. Pensamos que la mejor imagen para abarcar esa idea era el lobo, un animal cuya reputación se enfrenta a sus patrones de comportamiento reales (por ejemplo, no hay muertes humanas registradas conectadas con ellos), contrastando todo ello. Esto encajaba con nuestra causa, incluso cuando aplicábamos la metáfora a nuestra propia situación, parte de nuestro miedo o frustración tenía que ver con nuestra percepción de algo, que quizá había sido descarnadamente diferente que la realidad o la intención de 'la bestia'.

pA: Una de las canciones del álbum fue a parar a la banda sonora de “Transformers”; ¿fue decisión vuestra? ¿Habéis visto la película? ¿Qué opinión os merece?

Daniel Anderson: Fue nuestra decisión en el sentido de que nos lo propusieron y dijimos que si. Aún no he visto la película pero hasta donde he oído, la primera está bien y la segunda, no tanto. Me reservo el juicio hasta que llegue a verla.

Michael Harris: Fue una de esas situaciones donde el sello discográfico tenia la cuerda y querían subir algunos números. Siempre es un juego de números con ellos. Personalmente, Daniel y yo no es que nos enloqueciera la canción y no habría sido nuestra primera elección como single, y realmente, en nuestras mentes, no era ni siquiera material para el álbum (comparada con otras canciones que teníamos en el baúl, que eventualmente vio la luz del día en nuestro EP digital Heart Is Long'). La película en si para mi no fue nada emocionante pero es que 'Transformers' fue algo antes de mi infancia. No me identificaba mucho con la franquicia pero diré esto…Soy un gran fan de Shia (Labeouf).

pA: Tuvisteis la ocasión de trabajar con Chino Moreno de Deftones, quien habló muy bien de vosotros y os eligió para que teloneárais su proyecto paralelo, Team Sleep, en su gira norteamericana. ¿Como pasó? ¿Como es trabajar con Chino?

Daniel Anderson: Hasta donde sé, la progresión de Chino hasta enamorarse de la banda fue tan natural como la de cualquiera. Oyó nuestro disco y le gustó y tras darse cuenta de que estábamos en el mismo sello discográfico, quiso trabajar con nosotros. Fue un honor hacer esa gira y también aparecer en un disco de Deftones. Chino es uno de los cantantes más importantes de nuestros tiempos, en cuanto a que ha redefinido las elecciones de notas con las que trabajan los cantantes modernos en el heavy metal. Hay una creatividad que él ha enarbolado en muchos sentidos. 'White Pony' es probablemente uno de los mejores álbums de metal nunca hechos.

Michael Harris: Preferiría no entrar demasiado en la experiencia de trabajar con Chino. Para mi, hubieron algunas revelaciones definitivas en el mundo de alguien que era un ídolo para mi, alguien que puse en un pedestal. Pero la verdad, es solo un tipo, un tipo como cualquier otro Y es un buen tipo pero un alma complicada.

pA: Habladnos de la experiencia de trabajar con Ross Robinson. ¿Fuisteis vosotros quien preguntásteis por él o él se acercó a vosotros? ¿Fue distinto trabajar con él que con otros productores con los que habíais trabajado en el pasado?

Daniel Anderson: El proceso de involucrar a Ross fue, de hecho, bastante mágico. Habíamos ido al sello con nuestra lista de productores con los que queríamos hablar, estando Ross el primero de la lista, y nos volvimos a casa a Bellingham a esperar y ver quien se ponía en contacto con nosotros. Unos días después recibí un mensaje en Myspace de Robinson preguntando qué pasaba con la banda y expresando su interés en el proyecto y la verdad es que lo flipamos. Lo extraño es que, cuando hablé por teléfono con él y le pregunté, '¿Qué te han parecido las demos que te ha mandado el sello?', él no tenía ni idea de lo que le hablaba. Resultó que el sello aún no se había puesto en contacto con él así que el hecho de que Ross se pusiera en contacto con nosotros fue una grandiosa y maravillosa coincidencia que terminó de forma preciosa.

Michael Harris: Trabajar con Ross fue genial en cuanto a que nos quitó a Daniel y a mi algo de la presión de dar con algo estelar y mágico solo entre nosotros dos. Actuó como un excelente parachoques o mediador, si quieres. Además, le preocupa mucho menos dar con un 'single de éxito' que no asegurarse de que cada canción suene lo más cruda, lo más cercana posible a la emoción e intención de su concepción. Lo que le falta de habilidad técnica lo suple con espíritu puro, en cuanto a lo que debería ser en esencia la grabación musical. Para nosotros, eso supone lograr una actuación tremenda que sea auténtica, vulnerable y que aguante el paso del tiempo.

pA: ¿Y como fue trabajar con Mark Hoppus? ¿Como surgió la oportunidad de trabajar con él?

Daniel Anderson: Mark era fan de la banda. Recuerdo reunirme con alguien de Atticus, la marca de ropa de Mark, cuando estábamos de gira por el Reino Unido, y creo que le pasó el primer disco a Mark. También fue fantástico trabajar con él, tienen un estudio pequeñito muy guay en Burbank.

Michael Harris: Creo que, originalmente, Mark hizo una oferta para producir 'Wolves' entero. Pero estábamos empeñados en que lo hiciera Ross porque había la sensación general en el aire de que tenía que ser antes (incluso antes de que se pusiera en contacto con nosotros). Pero siendo fans de Mark, y de algunas de las cosas que había hecho, de ninguna manera queríamos descartarle. Acordamos hacer pre-producción con él y pasar una semana en su estudio de Burbank, examinando los arreglos, y planteando preguntas respecto a la composición que en esos momentos siguen siendo relevantes. Aprendí tanto de hacer eso. Nunca tuve la experiencia de que alguien “tocara” mis canciones, añadiéndole o quitándole cosas. Me hizo flipar mucho pero por Mark fui capaz de aprender la belleza del cambio, y que está bien colaborar en arte con otros artistas. Tuvo algunas ideas geniales y fue un placer aprender de él.

pA: ¿Como va la composición/grabación del nuevo álbum? ¿Tenéis mucho material ya compuesto? ¿Qué podemos esperar? ¿Planeáis editarlo este año? ¿Alguna idea respecto al título del álbum? Si, lo sabemos, muchas preguntas (risas)

Daniel Anderson: Es una pregunta bastante peliaguda de responder pero haré lo posible. El tercer álbum de Idiot Pilot está, en esencia, compuesto y mucha parte de él, grabado. Nos encontramos un pequeño lío legal respecto a la posesión de los discos duros, los cuales, en nuestra opinión, están secuestrados. Es algo que se arreglará y finalmente el disco se publicará pero ahora mismo andamos trabajando en el cuarto álbum.

Michael Harris: No nos preocupamos en comentar demasiado de esto. Simplemente decir que andamos en la pizarra de nuevo y que la gente debería estar atenta por nuevo material coincidiendo con nuestra actuación en el Bumblershoot Festival de este año, en septiembre. Tenemos una nueva banda de directo de la hostia y estamos listos para salir ahí y hacernos notar de nuevo.

pA: ¿Como soléis componer? ¿Ha sido distinto con el nuevo material que con lo que habéis ido componiendo anteriormente? ¿Donde encontráis normalmente la inspiración? ¿Más allá de la música?

Daniel Anderson: Mike y yo estamos constantemente tratando de cambiar la forma en que ocurre el proceso creativo, para variar los grados del resultado. Normalmente me gusta elegir el instrumento con el que compongo para dirigir el flujo de la canción. Si estoy de humor para algo rockero suelo empezar con la guitarra, para cosas más suaves el teclado, y obviamente, en canciones más rítmicas empiezo con la batería. La inspiración puede venir de cualquier sitio pero muchas veces cuando veo a alguien que me gusta tocar o presentar su arte, me emociona y quiero unirme con algo de mi cosecha.

Michael Harris: Siempre ando punteando mi guitarra acústica y componiendo material. A veces, en ocasiones tiro hacia el piano pero no estoy muy versad en ese instrumento. Empezaré a trabajar en un proyecto en solitario para otoño de este año y estará muy basado en material acústico que he tenido rondando por mi cabeza desde hace 4 ó 5 años ya. ¡Estoy muy emocionado por empezar a trabajar este proyecto! Empiezo a sentir que es el momento adecuado para hacerlo y, si quieres, sacarlo de mi sistema.

pA: ¿Ahora mismo estáis sin contrato, no es así? ¿Como planeáis editar vuestra música a partir de ahora?

Daniel Anderson: Si, somos agentes libres ahora mismo. Ahora mismo hay muchas formas distintas de editar música así que ahora mismo estamos sopesando las opciones y centrándonos en grabar.

Michael Harris: La industria ha hecho muchas cosas interesantes desde que firmamos en 2003 y entonces, posteriormente, quedar nuevamente liberados en el mercado el pasado año. Me parece que muchas bandas al ver la caída de las ventas de CDs, andan abrazando el medio digital y la idea de que la gente necesita algo más que solo música para estar satisfecha. Tienes que atraer el sentido de la intimidad con tu banda o tu 'imagen'. Ya sea con campañas virales o ediciones especiales, buscando cosas imaginativas, y tratando de ser tan creativo en el aspecto del marketing como tratas de ser con la música. Exige a los artistas a ir más allá como hombres de negocios, a encontrar un modelo sostenible que funcione para ti y para tus fans, y que te permita continuar haciendo música de modo que dé beneficios.

pA: Daniel, háblanos un poco de The Ghost And The Grace. ¿Podemos esperar más material en breve? Es como si fuese el reverso de Idiot Pilot en cuanto a que mientras Idiot Pilot tiene muchos aires electrónicos, The Ghost And The Grace es más folk aunque ambos grupos comparten sensibilidad y melodía.

Daniel Anderson: Siempre trabajo en The Ghost And The Grace y el segundo disco está cerca de llegar al proceso de mezcla. Acabo de editar un nuevo single suelto llamado 'Los Angeles' en nuestro sitio en Bandcamp. Tiendo a aproximarme al proceso de composición de ambas bandas de forma diferente porque la intención original de The Ghost And The Grace era algo donde pudiera experimentar con una composición más tradicional. Irónicamente ya he empezado a alejarme mucho de eso con este próximo disco. Lo llamaría mi 'Noche en la ópera', es muy progresivo y grande y exagerado. Arreglos completos de cuerda, viento e instrumentos de viento de madera, mucha programación también. También será una pesadilla para mezclarlo.

Michael Harris: Es definitivamente interesante oír lo que ha conseguido Daniel él solo con The Ghost And The Grace. Personalmente no escucho mucha de la música en la que se inspira para ese proyecto pero creo que la vuelta que le da mola mucho. ¡También hay letras geniales ahí! Apoyo completamente a Daniel y ser independientes como artistas, ya que ambos somos músicos competentes que debemos estar mezclándonos. Me muero de ganas de oír con lo que sale Daniel con su segundo disco de The Ghost And The Grace. ¡Tiene mi amor y apoyo al cien por cien!

pA: ¿Estuviste trabajando con Scooter Ward de Cold mientras tanto, no es cierto? ¿Como le conociste? ¿Has trabajado con Cold en su nuevo álbum?

Daniel Anderson: Hasta donde sé Mike no está trabajando actualmente con Cold pero sigue siendo miembro de la otra banda de Scooter, The Killer And The Star, cuyo nombre, irónicamente, es similar a The Ghost And The Grace. Te tendré que contar como está la cosa porque no estoy seguro.

Michael Harris: Fue sin duda, una experiencia de aprendizaje. Conocí a Scooter a través de Ross Robinson y nos entendimos inmediatamente. Fue como esa especie de hermano mayor que nunca tuve. Invertimos mucho tiempo y esfuerzo haciendo música juntos (The Killer And The Star) pese a que no pillé todo lo que salió de ello. Pero fuimos positivos por esa situación. Me ayudó cuando yo estaba en un momento bastante malo y por ello le estoy eternamente agradecido. Fui su guitarrista de gira durante un año o así y me pidieron, de forma informal, que me uniera a la banda. Pero sin duda, hubieron escenarios de conflicto que me descifraron que ese no era exactamente mi sitio. No sé cuanto colaboraremos en el futuro pero le deseo a él y al resto de chicos de Cold lo mejor.

pA: Solo tenéis dos vídeos (uno para “A Day In The Life Of A Poolshark” y otro para “Retina And The Sky”) aunque ambos interesantes y de aquellos que recuerdas tras haberlos vistos. ¿Fue idea vuestra?

Daniel Anderson: La idea para ambos vídeos fue nuestra. Recuerdo específicamente como me surgió el concepto para 'Poolshark' en nuestra habitación de hotel durante una noche en nuestra gira por el Reino Unido. Aunque originalmente pensé que molaría si todo ocurriera en una habitación donde todo quedara destrozado a nuestro alrededor. Realmente me gustó donde llevaron la idea, salió realmente muy bien. 'Retina' también fue un vago concepto nuestro, al menos la parte donde queríamos hacer un vídeo basado en 'Twin Peaks' pero creo que mucho de lo que me encanta del vídeo se debe a la tremenda dirección de nuestro amigo Adam, que es asombrosa. Lo que mucha gente no sabe sobre ese vídeo es que los muebles del set son, literalmente, muebles de verdad de la barraca trasera de 'Twin Peaks'. No sé como terminó en la casa del rodaje pero teníamos los auténticos.

Michael Harris: Creo que Daniel y yo estamos muy metidos en el formato de vídeo musical. Obviamente tuvo un gran impacto en nuestra generación y ha sido recientemente bastante excitante (OK GO, Erykah Badu, etc.). La gente está subiendo el nivel en este medio y nosotros estamos emocionados por continuar contribuyendo con nuestras ideas a ello. Tenemos una nueva idea de vídeo musical que andamos gestando y en el que empezaremos a trabajar en breve. Es una idea muy emocionante, y no estoy seguro de que se haya hecho antes, al menos no hasta donde yo sé. Esperamos terminar de filmar poco después del Bumbershoot, así que, ¡estad atentos!

pA: ¿Cuando y como decidisteis hacer una canción navideña? ¿Fue antes o después de una copita de vino caliente con especias? (risas)

Daniel Anderson: La verdad es que nunca he bebido en mi vida así que no sé ni lo que es el vino caliente con especias pero la respuesta es no. A ambos siempre nos ha encantado la música navideña pese al hecho de que he sido un agnóstico devoto desde que era pequeño. Hay tantas canciones geniales y es un subgénero fascinante.

Michael Harris: Simplemente fue un capricho. Creo que la mayoría de chicos americanos, obviamente, crecen estando sujetos a las canciones de Navidad en sus años de formación. De hecho, tengo una cinta mía siendo un niño, siendo una especie de 'el micro para mi', si quieres. Mi madre trata de coaccionar a mi hermano y a mi para que cantemos algunas canciones tradicionales a dúo, ¡y a mi se me oye pidiendo cantar solo para que pueda enseñar mi voz! Visto ahora es bastante divertido, no sé si ha cambiado mucho. En cuanto a lo que Idiot Pilot respecta, pensamos que era una idea guay para los fans y queríamos darle nuestro tono a algunas canciones que llevaban por ahí muchos años.

pA: ¿Como veis la actual escena de la industria musical? Recientemente habéis decidido sacar un nuevo single al estilo Radiohead. ¿Creéis que es la mejor forma de publicar música hoy día? ¿Cual creéis que es el rol que tiene internet para la música en estos tiempos? Habéis hecho un curioso experimento para ganar fans en vuestra página de fans de Facebook y que así pudiera revelarse la portada de vuestro nuevo álbum…

Daniel Anderson: La industria musical parece alejarse cada vez más del tamaño y formato del álbum pero personalmente, lo prefiero. Creo que la cantidad de canciones y el espacio temporal es perfecto para construir una obra de arte inmersiva. Me gustaría ver ambas coexistiendo pero creo que sería guay ser capaz de, entre discos, darle a la gente algo que escuchar. Es muy conveniente.

Michael Harris: Creo que la industria musical tiene que tirar de la cadena. El mercado tiene un excedente, sin una dirección real en cuanto a donde va la oferta y la demanda. Tienes un montón de fuentes infinitas o proveedores, la mayoría de los cuales son gratis o casi. En nuestro caso fue tan simple como un 'a la mierda, ¡si se lo van a descargar igual!', por lo que pensamos que la forma más humilde de acercarnos sería reconocer eso, y a cambio, preguntarles a los fans cuanto creen que valdría. Nos reveló algunas cosas y, ciertamente, no será nuestro modelo indefinidamente. Pero para un experimento de una canción, demostró ser muy valioso. Nos permitió ver donde están nuestros fans con nosotros y qué podríamos mejorar.

pA: Cuando llega el momento de escoger la portada y el artwork para vuestros álbums, ¿como lo hacéis normalmente?

Daniel Anderson: Cuando hacemos un disco, tenemos la mente tan metida en ellos, en la idea grande que hay detrás, que elegir un título y una portada es un progreso natural. Normalmente sabemos como se van a ver las cosas y como se llamarán antes de que se hagan. 'Wolves' fue un poco más difícil porque el concepto de ese álbum es más un diario personal que un argumento metafórico. La historia es simplemente una vuelta a explicar nuestras vidas en ese momento así que, ¿qué vamos a poner en la portada si no a nosotros? Me encanta el resultado final. Salimos los dos y también tiene la ciudad de Bellingham, que también fue importante. Me recuerda, por algún motivo, a la portada del 'Blue Train' de John Coltrane o una vieja portada de Miles Davis.

Michael Harris: Eso se hace bastante aparente por su cuenta. No lleva pensar demasiado o aportar mucho cuando algo es visualmente atractivo o representativo. Para cuando llegas a ello, la música ya está actuando como guía, en cuanto a la clase de 'artwork' la acompañará. Nunca he pensado demasiado en ese paso del proceso más que tiene que acompasar, tener el mismo tipo de color, fuente, etc. Para mi, parece más mecánico en su desarrollo que la parte de música. Pero aún así es importante, muy importante. Después de todo, ¡la gente juzga todo el tiempo los álbums por su portada!

pA: Última pregunta, ¿planes de visitar España o al menos Europa? ¿Y Sudamérica?

Daniel Anderson: Nos encantaría girar por todos esos sitios. He estado en Barcelona y en algunos otros sitios de España, y me encanta.

Michael Harris: En este apartado hemos experimentado muchísima frustración. Si fuese por nosotros, el sello nos habría dado un empujón muchísimo más grande internacionalmente, concentrándonos en el Reino Unido, y habríamos salido de gira con 'Wolves' extensivamente fuera de EEUU. Siempre nos hemos sentido un poco desubicados como banda americana, especialmente porque muchas de nuestras influencias (no exclusivamente, pero quizá predominantemente) viene de otros lados. Nada nos gustaría más que ser capaces de desarrollar más nuestra presencia fuera de EEUU pero no nos ha funcionado. Pienso en ello constantemente. Incluso hemos bromeado al respecto con nuestros fans para empezar una colecta para cruzar el charco.

pA: Bueno chicos, infinitas gracias por vuestro tiempo y esperamos que, con o sin colecta, podamos veros en algún escenario cercano en un futuro próximo.

Ver más de Idiot Pilot.