La introspección de Sully Erna

Por Rob, 0 reacciones

Sully Erna, frontman de Godsmack, ha charlado con ARTISTdirect sobre su primer álbum en solitario, «Avalon«, que se editará el 14 de septiembre.

Cuenta que «lo que une el disco es que no hay una temática que lo una; no hay tema. Está hecho de diferentes conjuntos que se complementan unos a otros muy bien. Es un disco muy intelectual y ecléctico. Hay canciones épicas de nueve minutos que infunden tantas influencias diferentes. Nuestro percusionista, Niall Gregory, giró con Dead Can Dance. Tenemos una gran cantante llamada Lisa Guyer en el disco. Hay un músico de chelo y hay algunas bonitas composiciones de piano. También hay piezas grandilocuentes en plan 'world music'. Es divertido porque de una canción a otra varía pero de alguna manera el álbum se hila sin tener ninguna clase de pensamiento conceptual.»

Prosigue indicando: «Para mi, es una colección de material que había ido apartando en todos estos años porque no era necesariamente adecuado para Godsmack. Pero yo creía en las canciones. Eran preciosas, si eso vale la pena. Sabía que algún día haría un disco en solitario. Este álbum es algo que no he hecho antes. Es la primera vez que transito por este territorio y no sé qué hacer con ello. No puedo ni ponerlo en una categoría. Si fuese un trabajador de una tienda de discos, no sabría donde iría el CD (risas) Es tan diverso de una canción a otra.»

Parece que con cada escucha, se oye algo nuevo: «El disco está hecho de canciones que he ido coleccionando a lo largo de los años pero no fue hasta que Lisa y yo nos juntamos que empecé a preguntar, '¿Qué va a ser este disco? ¿Vamos a tener una dirección o vamos a ver qué sale?' Todo el mundo tiene una influencia diferente. Teníamos alguna clase de dirección. Sabíamos que queríamos que fuese tribal y primitivo con batería manual y esas cosas. De cualquier modo, no lo teníamos planeado en cuanto a un género. Dimos por hecho que iba a tener un aire de 'world music'. Supongo que a eso es a lo que más tira. En algunas canciones puedes oír la influencia del rock. En otras cosas puedes oír la influencia de Dead Can Dance. Otras veces son preciosas composiciones de piano con un chelo. Todas tienen su propia pequeña personalidad y esa es la influencia de todos los miembros de este proyecto. Son todos músicos fenomenales pero vienen de mundos diferentes. Eso se refleja mucho en la música y creo que el disco se ha convertido en algo que no puedes categorizar. Si coges algunas canciones individualmente, puedes ponerlas en categorías. De cualquier modo, el disco, como un todo, es muy difícil de categorizar.»

Erna reconoce que es su material más introspectivo: «Me corto las muñecas y lo he vertido en este disco. Todo lo que sé en mi vida hasta ahora está en este disco. Ya sea alegría, tristeza, rabia, decepción o amor, está todo ahí. Cada emoción que puedas imaginarte está en este álbum – di la que sea (que estará). Son emociones auténticas. Fue, a veces, muy doloroso escribir algunas de esas canciones porque estaba muy vulnerable en este álbum. Fue un gran riesgo que tuve que tomar porque Godsmack es más cerrado. Es un gran y malvado monstruo que sale y gira. Esto ea algo más íntimo para mi. Aún escucho el disco y me quedo prendado en ciertos momentos. Ya sea una línea que canta Lisa y como la canta, un precioso chelo o una letra. Viene de un lugar super vulnerable.»

Preguntado por con qué película la compararía responde que con «'The Wall' de Pink Floyd. No es que trate de compararnos con Pink Floyd; no somos Pink Floyd pero es la experiencia que busco. Todo este proyecto es una auténtica experiencia musical. No es un show de rock pesado. Es distante, frío y misterioso pero es algo donde te puedes echarte para atrás en la silla, mirar y quedarte hipnotizado. Esa es la película en que veo que se convierte.»

En cuanto a sus influencias, cuenta que «el 'Rocks' de Aerosmith. Me encanta ese disco. Fue probablemente el primer disco que compré mi propio dinero. A veces, reflejo en la música que escucho cuando compongo para Godsmack y en modo rock. Muchos discos de metal y rock me vienen a la mente. Mayormente es Aerosmith y Led Zeppelin. Rush es una gran influencia para mi como batería. Algo del material con el que flipaba hace 15 años sigue estando en mi playlist diario. Dead Can Dance resulta ser una de mis bandas favoritas. Para mi, es un poco de todo. Algunos días es Elvis. Otros, es Slayer. Todo tiene que ver con mi humor y con lo que siento que necesito.«

Ver más de Sully Erna.