Oceansize

Self Preserved While The Bodies Float Up

Por jonah, 0 reacciones

Ya han pasado tres años desde el lanzamiento del épico «Frames«, y tras varios aperitivos en forma de proyectos paralelos, DVD’s mastodónticos y un EP que le faltaba bien poco para ser un LP, por fin nos llega el cuarto larga duración de los de Manchester. «Self Preserved While the Bodies Float Up» supone probablemente el disco donde se ven más claramente algunas de las influencias que han ido mencionando los mancunianos desde sus orígenes, a la vez que nos encontramos con los Oceansize más experimentales, y de los que ya pudimos ver un adelanto en «Home And Minor«. ¿Contradictorio? Probablemente, pero si hay una palabra que pudiese definir «Self Preserved While the Bodies Float Up«, ésta sería «variado».

Comienza el disco de forma bastante engañosa con «Part Cardiac», una canción que tiene unos aires a lo «Sleeping Dogs And Dead Lions» pero con unas guitarras aún más pesadas si cabe y con Mike dejándose la garganta solo como él sabe. Y si bien con esta canción podemos entender las declaraciones previas del grupo que decían que este álbum iba a ser el más «heavy» de todos, la impresión es que la cosa no pasa de aquí. Tal vez comenzar el disco así haya sido la forma del grupo de complacer a los viejos fans, de darnos nuestra dosis de candela a lo Oceansize, e inmediatamente pasar página para mostrarnos como es realmente «Self Preserved While the Bodies Float Up«: una especie de homenaje a uno de sus grupos favoritos, más unos Oceansize más sosegados y detallistas. «Superimposer» y «Build us a rocket then» vendrían a ser una muestra de lo primero, dos canciones donde creo que por fin se nota la admiración de los mancunianos por sus queridos Cardiacs (y Mr Bungle de rebote). Podrá gustar más o menos los cambios constantes de ritmo o el aire frenético que se respira, aunque el hecho de que quienes lo hagan sean Oceansize y se siga notando su mano en ellas, ayuda bastante a que las canciones tengan un pase aunque no te guste ninguno de los dos grupos anteriores. Y con canciones como éstas se entiende que MusicRadar.com dijera que Mark Heron era uno de los diez baterías a seguir, porque sinceramente lo de este hombre comienza a no tener nombre.

Tras, digamos, las canciones rápidas del disco, comienza un segundo bloque de canciones algo más calmado en las que se comienza a oler que tal vez «Home And Minor» no era simplemente un experimento que se quedaría aislado en el tiempo, sino más bien un paso previo a lo que estaba por llegar. Una de las que creo mejores canciones (sino la mejor) del disco, «Oscar acceptance speech» vendría a ser un ejemplo de esto: sigue habiendo la ración de «clásicas» guitarras distorsionadas del grupo, pero es como si ahora se intentara encontrar un equilibrio entre éstas y un Mike Vennart que quiere situarse en un ambiente más relajado. Más señales que me hacen pensar que los excesos con las guitarras han pasado a segundo plano es la cantidad de detalles que tiene la canción: fijaros (con la ayuda de unos cascos) como progresivamente evoluciona el sonido a medida que avanza la canción o el juego de voces y podréis dar fe de ello. En el pasado con tanta guitarra distorsionada de por medio creo que hubiera sido impensable jugar así con los detalles, y creo que esto ha sido lo bueno de «Home And Minor«, que gracias a él han encontrado un punto intermedio justo a tiempo para el LP. «Ransoms» por su parte es una canción que hubiese podido tener cabida perfectamente en «Home And Minor» con sus aires relajados y unas guitarras que prácticamente rozan lo acústico en la mayor parte del tiempo. «A penny’s weight» es una canción cantada a dueto con Claire Lemmon, y de la que personalmente sólo encuentro sustancia por ese amago de solo de guitarra que hay a mitad de canción. Y ya por último, cerrando este segundo bloque se encuentra «Silent/Transparent», probablemente la canción con aires más épicos del disco y que tiene todos los bises para convertirse en un nuevo himno. De nuevo creo que nos encontramos con una canción con bastantes detalles (prestad por ejemplo atención a la batería) y cuyo final promete ser un buen negocio para Kleenex por las reacciones que podrán provocar en directo.

«It’s my tail and I chase it if I want to» vendría a ser la canción que finaliza el disco sin hacerlo realmente, ya que acaba dando paso al último bloque de canciones del disco. Tal vez esta canción, junto a «Part Cardiac», es donde se podrían hacer las únicas concesiones para decir que «Self Preserved While the Bodies Float Up» es el disco más «heavy» del grupo, aunque viendo la variedad de canciones que contiene sigo dudando que se le pueda conceder este «privilegio». Por cierto, el que grita en esta canción es ni más ni menos que Simon Neil de Biffy Clyro.

El último bloque sin duda es el más calmado de todos. En «Pine», «Superimposter» y en la canción de bonus «Cloak» podemos oir cómo se las ha ingeniado el grupo para combinar los instrumentos con un Mike que a duras penas pasa del susurro. Si queríais variedad acústica al estilo Oceansize, aquí tendréis tres tazas.

En definitiva, «Self Preserved While the Bodies Float Up» para mí es un gran disco, lleno de material fresco y variado que por suerte no deja de tener la esencia de Oceansize.

Ver más de Oceansize.