Scott Kelly: «Me pongo más nervioso yendo a una tienda que tocando ante 10000 personas»

Neurosis son considerados por muchos como una de las bandas pioneras del 'metal ambiental' o incluso del 'post metal'. Las bases, no cabe duda, las sentaron. Pese a empezar lejos de ese sonido metal más sesudo, la banda formada por Scott Kelly, vio como, con la entrada del guitarrista Steve Von Till, el grupo empezó a virar hacia terrenos inexplorados.

Multitud de bandas son las que hoy citan discos como «Souls At Zero«, «Enemy Of The Sun» o «Times Of Grace]» como capitales en su origen y de haberlas influído hasta el punto de dedicarse a la música: Mastodon, Isis, Cult Of Luna o Mouth Of The Architect, son bandas que han declarado su admiración por Neurosis.

Kelly, un tipo calmado y tímido, no solo ha esparcido su talento en Neurosis sino que también ha sacado de él material más calmado en formato acústico que presenta en solitario: de momento dos discos a la espera de un tercero que este mismo año publicará.

Pero no termina ahí su obra: hace un par de años se unió a Al Cisneros (Om) y Scott «Wino» Weinrich (The Obsessed, Saint Vitus) en un proyecto que podemos calificar perfectamente de «super grupo»: Shrinebuilder.

Con todo esto presente, pA tuvo la fortuna de hablar un ratito con Kelly sobre sus proyectos, la vida en la carretera o el estado de la industria, en una amena charla horas antes de su concierto en la sala Rocksound de Barcelona.

pA: ¿Como va, Scott? ¿Como está yendo la gira hasta ahora? ¿Como está reaccionando el público?

Scott Kelly: Bien. El público está reaccionando muy bien. La gente parecía bastante receptiva y preparada para oír lo que hago lo cual es bonito porque es diferente de lo que hago normalmente o con lo que la gente me asocia normalmente.

pA: Siendo una gira bastante extensa por Europa, ¿has notado diferencias entre países? ¿Y comparado con EEUU?

SK: Mmm, cada vez menos… Hace 20 años había una gran diferencia entre el público europeo y el de EEUU: el público europeo tendía a ser de mentalidad más abierta, preparado para algo diferente. (Pero ahora el público de) EEUU se ha ido abriendo de mente mientras que el europeo ha ido haciéndose más conservador en los últimos 20 años. Creo que hay una gran parte de Europa que está (haciendo) lo que hacía EEUU y que absorbe tantísimo de la cultura norteamericana y la parte mierdosa de ella. No he notado una gran diferencia entre países; es decir, las costumbres son diferentes, la forma de ser de la gente pero en un concierto es relativamente igual. Vienen a oír las canciones, normalmente en silencio preparada para escucharlas.

pA: ¿Como llevas la vida en la carretera? Tienes a tu familia en EEUU. ¿Te resulta difícil pegarte unos meses fuera de casa?

SK: Bueno, es algo natural porque lo he estado haciendo casi media vida pero no deja de ser difícil. Me gusta tocar en directo y me gusta viajar porque hay una gran parte de mi que necesita estar en la carretera pero, sinceramente, prefiero viajar con mi familia. Si pudiera permitírmelo lo haría porque no me gusta estar alejado de sus vidas. Esa parte puede ser muy difícil. Le pone mucha presión a mi mujer que se queda en casa cuidando de los niños cuando no estoy. Y mucha presión en los niños por no estar ahí. Y también me pone mucha presión sobre mi porque me pierdo cosas de las que me gustaría ser parte. Pero, sabes, es parte de quien soy. Mi música y todo eso, es parte de quien soy, no me define como ser humano, tengo otras muchas cosas que hago.

pA: Sabemos que tienes un trabajo “normal”; ¿hasta qué punto interfiere una gira como esta en eso?

SK: Tengo un trabajo en el que tengo algo de libertad pero, sabes, cuando haces esto tienes que tener o bien libertad o estar preparado para buscar un trabajo nuevo cada vez que vuelves (de gira). He hecho ambas cosas. Ahora mismo estoy en un momento en el que trabajo en un sitio que apoya lo que hago y por ello me siento muy agradecido.

pA: ¿Por qué decidiste hacer algo como esto? Una gira así íntima y en pequeños locales… El año pasado hiciste algo similar.

SK: Es un reto, ¿sabes? Lo principal es que es algo diferente. Es difícil, da miedo, es complicado… Y eso me gusta. No tenía planes de hacer esta gira hasta que Miguel (promotor) me contactó y me preguntó si consideraría hacerlo. Y le dije que si, que podría terminar haciéndolo. Así que, hablamos y me pareció un buen tipo y que podría montar una buena gira en la que no perdería dinero y que no sería algo desastroso. Y así montamos los otros conciertos alrededor de estos para que tuviera más sentido venir (a Europa).

pA: ¿Tienes más nervios con Neurosis? ¿O el estar solo con tu guitarra te asusta más?

SK: Sin duda solo. Cuando toco con la banda no tengo nada de nervios.

pA: Porque tienes ahí cobertura, no estás solo ante el peligro.

SK: Si. Eso es totalmente normal para mi. Estoy mucho más cómodo tocando con Neurosis tocando en directo ante da igual cuanta gente que como pueda estar con la mayoría de cosas de mi vida. Me pongo mucho más nervioso yendo a una tienda que tocando ante 10000 personas.que nunca he visto antes con Neurosis.

pA: ¿Como sueles componer tu música? Tienes tres proyectos básicos: Neurosis, tu material en solitario y Shrinebuilder.

SK: Bueno, simplemente compongo constantemente. Normalmente mi cerebro me dice qué es cada cosa y donde va cada cosa (que compongo). A veces es algo un poco gris y no puedo ver (donde colocarlo) pero luego tengo que tomar una decisión. Normalmente empiezo a componer la música pero a veces también tengo palabras preparadas. (Pero) lo típico es empezar con riffs de guitarra y a partir de ahí empiezo a escuchar palabras que encajan y construyo la canción con eso.

pA: ¿Asi que no necesitas mentalizarte? Va saliendo y ya…

SK: Nunca me siento y digo, ‘Tengo que componer’. Cada vez que cojo la guitarra estoy componiendo. Soy un compositor, no cojo la guitarra para hacer el tonto. Cada vez que cojo la guitarra y aún incluso estando haciendo el tonto, oigo cosas que quizá quiera guardar para más adelante.

pA: ¿Como es un día normal en tu vida?

SK: No hay un día normal para mi. No tengo un día normal.

pA: ¿Pero reservas alguna parte del día para componer música?

SK: No, es un caos. Compongo cuando puedo: en casa, en el trabajo, en el camión… Compongo cuando duermo. Cuando me viene, compongo. Escribo en una cajita o en una puta servilleta o en mi libreta de notas.

pA: ¿Te ocurre que te sale una idea y no tienes ocasión de escribirla o grabarla?

SK: Si, sin duda, eso pasa. Tengo un teléfono que tiene una grabadora de voz así que trato de grabarlo ahí o si tengo una guitarra a mano, hacerlo ahí deprisa.

pA: ¿Estás trabajando en nuevo material de Neurosis? Vais camino de cuatro años sin cosas nuevas…

SK: Si, hay nuevo material de Neurosis en proceso bastante adelantado. El nuevo disco de Shrinebuilder está compuesto y también he compuesto un nuevo álbum en solitario.Hoy tocaré mucho material nuevo. Este año grabaré las tres cosas.

pA: Genial. Por cierto, ¿como suelen ser las sesiones de composición de Neurosis?

SK: Yo y Steve (Von Till) somos los compositores principales pero tampoco es totalmente correcto decir eso porque nosotros componemos las partes de guitarra y escribimos las letras pero los arreglos, las otras partes… Todo el mundo tiene una gran parte en todo el proceso de composición. Y todo el mundo tiene la posibilidad de decir que no en todo el proceso de composición, así que… O de decir que si. Básicamente no hacemos nada en lo que no estemos todos 100% de acuerdo, con cada canción, cada nota, cada arreglo, cada parte tiene que tener el acuerdo de todos. Lleva mucho tiempo hacerlo pero…

pA: ¿Vais manteniendo el contacto mientras componéis o vais acumulando y os juntáis un día con todo lo que tenéis?

SK: Bueno, ambas cosas. Nos juntamos y decimos, ‘¿Tu qué tienes? Tócame algo, yo tengo esto’. Trabajamos en cosas juntos. Hago eso con Noah, lo hago con Jason, con Dave. Y así es como componemos. Cada uno tiene su parte en esto.

pA: Si tuvieras que vender tu música con un adjetivo, ¿cual usarías?

SK: No lo haría. Es imposible. No deja de ser otra palabra que se entromete en lo que es la música. La música es mejor que las palabras porque cualquier definición se queda siempre corta. La música es mucho más que las palabras.No puedes resumir una banda que lleva 25 años, desde su adolescencia hasta tener ya 40 años en una o dos palabras y tratar de explicar el sonido de esa clase de experiencia.

pA: Háblanos de la reedición de “Enemy Of The Sun”. Hubo muchos problemas con el sello que tenía los derechos, ¿no es así? ¿Tuvisteis que pagar?

SK: No, nos devolvieron los discos. Esperamos a que quedara descatalogado para que ellos no pudieran aprovechar y reeditar lo que les quedara a ellos cuando sacáramos lo nuestro.

pA: ¿Tenéis planes de hacerlo con más discos?

SK: Cada disco que recuperemos de nuestros antiguos sellos, los reeditaremos.

pA: Con las experiencias que habéis tenido con los sellos, ¿os volveríais a embarcar con uno en el futuro o teniendo el vuestro, Neurot, ya tenéis eso cubierto?

SK: No creo que lo hiciéramos pero es complicado mantener a flote un sello en estos tiempos, son tiempos difíciles para los sellos así que si nuestro sello se hundiera… Pero no es esa la intención. Hacemos todo lo posible para ser inteligentes a nivel empresarial y que todo funcione y así poder seguir sacando discos de Neurosis además de los de otras bandas.

pA: Al hilo de esto, ¿qué opinión te merece el actual estado de la industria musical y las descargas en internet y todo eso?

SK: Creo que era inevitable que la industria musical terminara jodida en compensación de toda la gente que ha jodido a lo largo de los años. Lo desafortunado es que las bandas y los sellos pequeños pierden mucho por las descargas. Una cosa es descargarte un disco de The Rolling Stones y otra descargarte un disco de Neurosis. Nosotros lo notamos, nos hace daño. Pero a la misma vez, las bandas tiene que tocar en directo siendo la única manera de que te paguen y recuperar la inversión. Si montas una banda para hacer dinero estás haciendo el tonto. No hay mucho dinero que sacar. Aún sacando dinero ahora, hemos perdido tanto en los primeros veinte años de existencia… Nunca será una cosa que te vaya a dar beneficios. A veces una banda tiene suerte y compone canciones que la gente quiere oír…

pA: Está claro que hoy en día una banda se gana los cuartos en la carretera y con el merchandising.

SK: Es la única manera. El merchandising directo va bien: vender cosas en los conciertos.

pA: ¿Has notado que internet ha facilitado la posibilidad de tener contacto directo con los fans?

SK: Sin duda. Internet hace que eso ocurra. Contesto mails de fans en mi página en Facebook casi cada día. Y luego esta clase de conciertos, estos conciertos en solitario (facilitan) que la gente pueda venir a hablar conmigo, a decirme lo que quiera y creo que eso mola. Me gusta.

pA: En una entrevista del pasado año hablaste de que en el pasado usaste psicotrópicos para olvidar cosas. ¿Los usaste también para componer música?

SK: Bueno, no era para olvidar sino para abrir la mente y quizá lidiar con cosas. Si he compuesto música en ese estado mental pero de eso hace mucho y no he hecho algo así desde hace más de diez años. Llevo sobrio más de diez años, no fumo ni bebo nada así que… Cuando era más joven hice eso cientos de veces.

pA: Sin duda hay relación entre las drogas y el arte pero, ¿crees que es posible hacer lo mismo sin necesidad de usar sustancias?

SK: No lo sé. Ni idea (largo silencio) Creo que de la mejor manera que me lo explicaron fue una observación que alguien me hizo una vez: año 1956, Bill Haley And The Comets y ‘Rock Around The Clock’, ¿conoces la canción? Once años después, 1967, tienes a Jimi Hendrix en Woodstock. ¿Como pasó eso? No lo sé, simplemente digo…

pA: Hoy has aprovechado para hacerte un tatuaje con Jondix, ¿cierto? Leíamos en tu blog que estos días te hiciste otro mientras estuviste en Italia.

SK: Si, fue Nikolai Lilin. Fue genial, es una persona muy grande. Un ser humano único, dinámico, con mucho honor y respeto. Un auténtico artista: escribe, pinta, tatúa, hace música. Es un superviviente, sobrevivió una vida difícil, mucho más difícil que la mayoría de gente que me haya encontrado o con la que haya tenido que enfrentarme, muy necesitada y degradada de muy joven y saliendo de ello con un gran carácter. Un tipo muy positivo. Fue un día maravilloso.

pA: ¿Y qué hay de Jondix?

SK: También ha sido fantástico. Es un tipo genial. Hemos hablado y reído todo el rato. Él me hacía daño pero el tatu es maravilloso. Es un tipo de clase mundial, un artista del tatuaje de clase mundial. Llegué a él a través de Thomas Hooper, que es un amigo común…

pA: Que te ha hecho algunos tatuajes, ¿no?

SK: Si, me hizo un par de tatuajes. Jondix es un tipo al que quiero conocer más porque hemos conectado facilmente. Y hemos hablado largo y tendido sobre muchas cosas buenas mientras escuchábamos a Jimi Hendrix.

pA: Eso ayuda.

SK: Sin duda.

pA: Bueno, eso ha sido todo Scott. Muchas gracias. Ha sido un placer.

SK: Claro.

Artistas relacionados:
NeurosisScott Kelly