Nirvana

Nevermind

Parece que fue ayer cuando Nevermind veía la luz. Aquel disco que resituó a una ciudad (Seattle) en el mapa. Aquel disco que explosionó de un modo tan inesperado que todavía hoy, tras 20 años y algo más de 30 millones de copias vendidas sigue resonando en nuestro subconsciente como si todo hubiera discurrido en un abrir y cerrar de ojos.

Nevermind fue mucho más que la colección de canciones que por derecho propio han acabado por convertirse en clásicos o, ¿debería decir himnos?

Nevermind fue el álbum que rescató al «underground», el «rock alternativo» o como queramos llamarlo, de las catacumbas del desconocimento. Fijó toda la atención del gran público en un puñado de bandas que hasta entonces nunca habían tenido una oportunidad de salir de los círculos más pequeños del rock.

Nevermind les dio una oportunidad a todas aquellas bandas. Pero también enterró definitivamente aquel fenómeno llamado «grunge». Para bien o para mal, el gradual éxito de Nirvana y Nevermind supuso la puñalada defintiva para aquel agonizante movimiento cultural que debió ser el «grunge». Aunque por un largo periodo de tiempo, tanto la industria musical como los medios de comunicación trataron de revitalizarlo para seguir exprimiéndolo, muy probablemente, Nevermind fue su mejor y más exitoso epitafio.

La historia de Nirvana continuó por un breve periodo de tiempo tras Nevermind, pero ya nada volvió a ser lo mismo, nada hasta que Kurt Cobain decidió dejarnos. Fue entonces cuando nació el mito, cuando la celebridad debía ser exprimida hasta el sonrojo. Y supongo que por eso hoy se celebra el 20º aniversario de Nevermind, con la publicación de esta edición especial, donde nos reencontramos con el álbum debida y sutilmente remasterizado para la ocasión. Además en el primer volumen o CD nos obsequia con tres caras B (B-Sides) de sobra conocidas por los seguidores de la banda desde hace mucho tiempo. Y con otras 6 canciones en directo, todas ellas de su primera etapa.

En el 2º volumen o CD nos obsequia con 18 temas, todos ellos extraídos de 3 diferentes sesiones que la banda registró en aquella exitosa etapa «post-Nevermind». Los 8 primeros cortes, denominados «Smart Studio Sessions» y que sin duda captan perfectamente el ‘feeling’ de Nirvana, probablemente este es el material más especial para los fans más veteranos de la banda.

Los 8 temas que siguen, denominados «Boombox Rehearsal», no aportan nada que no conozcamos o hayamos oído antes. Cierran este volumen 2 temas en directo, correspondientes a la mítica sesión que el grupo grabó para la BBC Britanica.

El 3r volumen está compuesto por las 11 canciones que formaron parte del tracklist de la primera edición de Nevermind, aunque para la ocasión nos ofrecen las mezclas más primitivas que registró Butch Vig en las sesiones de grabación de Nevermind. Reconozco que en mi caso me parece el material más interesante de todo el que nos ofrece esta edición conmemorativa. En mi opinión, cuanto más ásperos y crudos suenan los temas de Nevermind, más especiales y auténticos me resultan.

El 4º y último volumen esta compuesto íntegramente por la actuación en directo que Nirvana ofreció en su Seattle natal el 31/10/1991 para presentar Nevermind. Creo recordar que desde hace años ha venido circulando por ahí un ‘bootleg’ de este mítico concierto, «Live At The Paramount Theatre», de modo que ahora se puede disfrutar con una más que aceptable calidad de sonido.

Básicamente esta colección de 4 CDs hará las delicias de aquellos nostálgicos seguidores de Nirvana. Y sobre todo vuelve poner de actualidad a la banda que revolucionó la historia del rock contemporáneo con este clásico e irrepetible Nevermind.

Análisis de la reedición del álbum, coincidiendo con el vigésimo aniversario de su publicación.

Artistas relacionados:
Nirvana