Dez Fafara: «Si pensara en el arte como un negocio estaría componiendo canciones para la radio»

La carrera de Dez Fafara ha sido bastante fructífera: tras cosechar relativo éxito con Coal Chamber, una de las bandas más importantes de lo que se vino a denominar ‘nu metal’, logró volver a la primera línea del metal con un proyecto que dejaba el sonido de su primera banda en pop: Devildriver es un tren a toda máquina que, sin destino determinado, para en las estaciones del ‘metalcore’, ‘deathcore’ o ‘speed metal’.

El hecho es que además de seguir en la cresta de la ola con Devildriver -que editaban en febrero “Beast”, su último trabajo- Fafara anunciaba hace unas semanas que Coal Chamber se volvían a reunir para una gira por Australia.

Con esto en cartera, pA tuvo la ocasión de hablar con el vocalista en una entretenida entrevista en la que Fafara nos habló de su forma de componer, los motivos de la separación de Coal Chamber, el futuro de la industria o la separación del aspecto artístico del comercial de sus proyectos.

pA: ¿Como estás Dez?

Dez Fafara: Bien, gracias.

pA: ¿Como va la gira hasta ahora?

DF: La gira va de maravilla. Me gusta salir de gira con Machine Head: son buena gente y cuidan de todas las bandas (que giran con ellos).

pA: ¿Habías coincidido antes con Darkest Hour y Bring Me The Horizon?

DF: Hemos estado en giras con Darkest Hour como el Ozzfest y así. Nunca antes habíamos salido de gira con Bring Me The Horizon pero yo con Machine Head si. Coal Chamber sacó de gira a Machine Head en EEUU y Machine Head sacó a Coal Chamber de gira fuera de EEUU. Y Machine Head sacó de gira a Devildriver con nuestro primer disco. Así que conozco a estos tíos desde hace mucho tiempo.

pA: Hablemos un poco de vuestro último álbum, “Beast”, que se editaba hace ahora unos nueve meses. Ahora que ha pasado ese tiempo prudencial, ¿como lo ves? ¿Estás feliz con el resultado? ¿Cambiarías algo?

DF: Me gusta el disco. Pienso que hicimos un gran trabajo. Cada vez hacemos un disco diferente. Se nota que somos nosotros pero siempre hacemos algo diferente. Eso es lo principal. ‘Beast’ es un disco mucho más volátil, mucho más visceral. Tiene aspectos punk. Me gusta el disco.

pA: ¿Lo compusisteis o grabasteis de manera diferente a los anteriores discos?

DF: No. Tío, nosotros simplemente evolucionamos. Solo llevábamos juntos seis meses antes de conseguir nuestro primer contrato discográfico así que nunca tuvimos tiempo para evolucionar. A lo largo de 10 años hemos evolucionado y lo hemos mostrado en los discos.

pA: Es decir, ¿siempre trabajáis igual? ¿Como soléis componer? ¿Escribes las letras solo y los chicos componen la música y tu ayudas?

DF: A veces tengo las letras. Otras veces escucho la música y algo hace que se encienda la chispa. Pero (lo habitual es que) ellos compongan, me lo dan y yo me lo hago mío con la ayuda de alguien y se lo devuelvo con voces. Es bastante democrático, sabes.

pA: ¿Ocurre lo mismo con el ‘artwork’? ¿Es también una decisión común? ¿Le dais la idea al autor?

DF: Es gracioso porque todos los discos han tenido la cruz excepto ‘Pray For Villains’. Siempre nos han hecho ‘artworks’ tremendos pero cuando le echas un vistazo es ‘demasiado metal’ o ‘demasiado cliché’. Nunca habíamos tenido nada extraordinario. Me gusta lo que hace Motorhead que muchas veces usan simplemente la calavera. Y eso es lo que buscamos. Sea como fuere, es una cosa bastante democrática: se lo dije a los chicos y me dijeron, ‘Si, nos gusta’. Lo mismo hicimos con el nombre, con todo la verdad. Tienes que ser democrático con el proceso artístico, sabes. En el aspecto empresarial ya es diferente: lo que yo digo es lo que se hace. Pero artísticamente no puedes hacerlo así, tienes que estar abierto a discusiones.

pA: De otro modo sería un proyecto en solitario.

DF: Claro, si todo fuese yo sería un proyecto en solitario y eso no lo quiero. Si no, lo habría llamado Dez.

pA: ¿Qué nos puedes decir del documental “You May Know Us From The Stage”? ¿Te lo propusieron o fue idea tuya hacer una película de esas características?

DF: Teníamos tantos años de grabaciones que teníamos que hacer algo con ello. Roadrunner no iba a sacar solo un DVD así que lo sacamos en una edición especial (del álbum). Fue idea mía; (el director) me mostró diferentes ediciones y presentaciones, y escogíamos.

pA: ¿Qué hay de nuevo material? ¿Ya andáis trabajando en algo?

DF: Si, estamos en ello. Tenemos material muy guay en preparación. Vamos a dar un paso a un lado y a hacer algo realmente espeluznante para el próximo disco. Tenemos que evolucionar aún más. No podemos quedarnos igual.

pA: ¿Componéis estando de gira?

DF: Esta mañana he escrito dos canciones. Escribo constantemente. He escrito unas 30 canciones y llevamos unos 18 días de gira. Escribo sin parar.

pA: ¿No necesitas concienciarte para ello? Decir, ‘ahora toca escribir’...

DF: Aún estando en casa, tengo que ir al estudio que tengo ahí.

pA: Vamos, que te surge así de golpe. Estás comiendo y…

DF: Siempre en los peores momentos: en la ducha, tengo que salir y coger un boli; comiendo y tengo que coger un boli… O andando por la ciudad y no llevo el móvil, así que tengo que encontrar donde sea un papel. Cuando me llega (la inspiración), lo hace como un martillo y sé que tengo que escribirlo en un papel.

pA: ¿Y como sueles recordarlo? Es decir, lo anotas pero…

DF: O lo pongo en mi iPhone o con las miles de notas que tengo. En casa tengo como cuarenta libretas de letras que nunca se han trasladado a la música.

pA: ¿Cuando piensas en las letras lo haces también en la melodía?

DF: Si, sin duda. Transferirle eso a ellos (sus compañeros de banda) es un proceso difícil porque yo no toco nada… Bueno, toco la flauta nativa americana pero aún no toco la guitarra. Estoy aprendiendo algunos acordes para que pueda transferirles mis melodías de forma más sencilla así que eso va a ser otra parte del proceso antes de que grabemos. Al menos asegurarme de que podré transferir ese proceso.

pA: Hace cosa de un mes se anunciaba el regreso con una gira por Australia de Coal Chamber. ¿Por qué esta vuelta? ¿Hay una razón principal?

DF: La hay: han pasado muchos años, han dejado las drogas. Meegs (Rascón, guitarrista de Coal Chamber) se encontro con mi mujer en 2005 y pidió disculpas por todo. Eso me pareció que le hacía un gran hombre. En 2009 se subió al escenario con Devildriver (lo podéis ver en Youtube) a tocar ‘Loco’. Después de eso le dije, ‘Si sigues limpio de drogas y simplemente bebes alguna copa de vez en cuando, deberíamos hacerlo’. Nos llevó dos años empezar a hablar (de ello) y decidimos que ya era el momento. Fíjate en el cartel: son todo bandas de nuestra era. Es casi como un Ozzfest del 2001 este Soundwave. Es un buen momento y tengo a mucha gente a mi alrededor que en los tres – cuatro últimos años han muerto, amigos y familia. Así que pienso, ‘La vida es demasiado corta como para esperar’. Me fui porque estaban muy metidos en drogas. Cuando me fui dije que quería ir en otra dirección (musical) pero realmente lo dije para no soltar mierda sobre ellos a sus familias, a sus hijos… No estoy aquí para soltar mierda. Dije que me iba y ‘shhht’.

pA: ¿Fue también un alivio? Entiendo que fue muy duro porque fue la banda que formaste en tu juventud y había llegado a ser grande pero viendo como iban las cosas, ¿fue un descanso no tener que cuidar de tus compañeros?

DF: Sin duda. Me di cuenta de que cada noche que subía con un micro al escenario, les estaba llenando el bolsillo con mucho dinero con el que se mataban con drogas. Yo era responsable de matarles. Así que me quité de la ecuación. Era tirar piedras contra mi propio tejado. Tuve que hacerlo. Y tenía una mujer que me apoyó y una familia que estuvo detrás mío. Me dijeron, ‘Tienes que salir a hacer más música’. Y mira, 10 años después aquí estamos.

pA: Pues si. No sé si con más éxito pero a un nivel muy parecido.

DF: Devildriver es una bestia completamente diferente – no es un chiste fácil (risas) Es un monstruo diferente. Ha evolucionado de forma muy diferente. Si escuchas nuestro primer disco oirás muchas influencias de Coal Chamber. Y ahora se ha convertido en algo completamente separado. Por eso digo que en el siguiente disco vamos a salirnos de nosotros para crecer aún más. Lo peor que puedes hacer como banda es hacer el mismo puto disco una y otra vez durante 10 ó 12 años. Eso es lo peor. Es como el pintor que siempre pinta la misma iglesia. Solo quiero verlo 10-12 veces con distinta iluminación pero luego, ¡pasa a otra cosa! Quiero ver otra cosa. A eso espero que vayamos musicalmente.

pA: ¿Habéis pensado en hacer algo más allá de estos conciertos por Australia? ¿Grabar algo en el estudio?

DF: No, no, no. La cosa está muy fresca, como en una primera cita. Aún ni la he desnudado. Solo quiero salir a cenar, tomarme la sopa y mirarla a los ojos para ver como sienta. Si luego llega el momento de follar, veremos donde nos lleva.

pA: ¿Tienes cierto miedo de que volver a salir a la carretera pueda hacer caer en viejas tentaciones a tus compañeros?

DF: Bueno, es una gira corta, son 12 fechas y ellos llevan alejados de las drogas mucho tiempo. Es muy difícil vencer a las metanfetaminas. Más difícil que la heroína. Al menos es lo que dicen. Lo lograron y eso es lo principal: que mis amigos estén sanos y salvos. Y ahora tendré la oportunidad de revisitar algo de la música que ha ayudado a construir mi carrera.

pA: De cualquier modo, ¿no sería imposible compatibilizar ambos grupos, no? No serías el primer músico con dos proyectos de esta magnitud al mismo tiempo.

DF: Tengo muchísimos proyectos. Cuando estoy en casa hago… Te resumo la historia: estaba jugando con mi perro y me rompí el dedo y me dijeron que nunca más podría volver a agarrar cosas con ese dedo. Aprendí a tocar flauta nativa americana, tengo 30 flautas y grabé un disco bajo el nombre de High Desert Moon.

pA: Para el que en enero vas a grabar un nuevo álbum, ¿cierto?

DF: Si, haré un segundo disco. Ese proyecto lo puedes oír en Myspace. Luego he hecho 14 canciones con Mark (Morton) de Lamb Of God. Trabajo con gente. Me gusta trabajar y hacer música.

pA: ¿Qué hay de la canción que has hecho con Soulfly?

DF: ¡Oh, joder! ¡Increíble! Primero de todo es un héroe y luego un amigo personal. Toda la familia. Quiero a esa familia. La hicimos en Arizona. Me dijo que me viniese y lo grabé todo mientras la escribía. Increíble. En cuatro horas pasamos de no tener nada a componer y grabar una canción completa. Increíble. Me mandaron algo precioso a casa: una estatua para colgar en la pared, una igual a la que tenían colgada en una pared este de su casa. El este es muy importante por numerosas razones.

pA: Tiene tu misma ‘enfermedad’, no para de trabajar. Lo pudimos comprobar cuando hablamos con él hace unos meses.

DF: Si, es como yo. Si está en casa tiene que estar en el estudio y si está en la carretera está bien. Es un adicto al trabajo que no para. Pero eso está bien, tío. El disco nuevo que están haciendo tiene muchas reminiscencias de Sepultura. El material que he oído es absolutamente increíble. Buena suerte con eso. Espero que le vaya bien.

pA: ¿También has hecho ya lo de Austrian Death Machine, el proyecto humorístico paralelo de Tim Lambesis de As I Lay Dying?

DF: Tim me ha invitado. Grabé mis voces para ‘Beast’ en casa de Tim así que… Es un gran tipo. Nos encanta su banda. Son grandes tipos. Me lo propuso en Twitter y le dije que me encantaría. También es un adicto al trabajo. Además, vive a cuarenta minutos de mi casa así que eso lo grabo en un momento (risas)

pA: Déjame que retome un momento el tema Coal Chamber. ¿Por qué una nueva bajista? ¿No has podido convencer a Rayna (Foss) o a Nadja (Peulen)?

DF: Rayna lleva fuera del partido desde hace muchísimo por las razones que tuviera y Nadja solo estuvo en algunos conciertos. No es que tuviéramos que traer de vuelta a un miembro original porque perdimos el original al año de salir. Y di con Chela Harper en Canadá. Es una bajista del copón. Lleva 12 años tocando. Su padre es el bajista de Toots And The Maytails, una de las bandas de reggae más legendarias de la historia. Y además, tiene una presencia en escena tremenda. Mide 1,80 y el pelo le llega a la cintura. Es una bajista de verdad, está totalmente metida, está emocionada y creció escuchando a Coal Chamber.

pA: ¿Cuando planéais poneros con los ensayos para la gira?

DF: En febrero. Va a ser algo muy natural.

pA: Se cumple este año el vigésimo aniversario de la aparición de 3 discos clave de la década de los 90: ‘Ten’, ‘Nevermind’ y ‘Badmotorfinger’.

DF: Justo anoche lo estuve escuchando (en ese momento Fafara reclama un poco de agua ya que tiene una tos seca y afirma tener la garganta seca) Muchos conciertos, ya sabes.

pA: Entiendo. ¿Recuerdas cuando escuchaste por primera vez esos discos?

DF: Joder, si. Chris Cornell es uno de mis cantantes favoritos de siempre. Y mi estilo vocal en lo que ando haciendo con Mark (de Lamb Of God) tiene muchas reminiscencias de eso. No hay berridos. Mi estilo vocal es una mezcla de ‘Badmotorfinger’ y… No sé, es muy agudo y limpio. Pero así, con huevos. Muy influído por él.

pA: ¿Cual escogerías de esos tres discos?

DF: (larga pausa) No lo sé, tío. No lo sé. Me gusta ‘Rusty Cage’.

pA: ¿Hay alguna banda de los 90 que consideres ha sido minusvalorada?

DF: Creo que todas tuvieron su momento y están ahora o no. Muchas de las bandas que hace cinco años eran puestas a parir ahora son de las mejores bandas de la historia. Disturbed, System Of A Down, Slipknot… Eso te demuestra que las etiquetas en el metal y en la música no funcionan. Si es bueno, es bueno. Oí decirle una vez a Lemmy de Motorhead contestar cuando le preguntaron qué clase de música escucha, ‘Buena música’. Y me pareció la respuesta más cojonuda que he oído nunca. Porque la música es buena o mala.

pA: ¿Cuán difícil ha sido ser padre siendo un músico que está tanto tiempo de gira?

DF: Muy difícil. Me he perdido el cumpleaños de mi hijo de diez años hace tres días y me perderé el cumpleaños de mi mujer que es dentro de tres días. Me he perdido la muerte de mi mejor amigo hace seis putos días. Y me voy a perder su funeral dentro de nueve días. Pero tienes que hacer lo que tienes que hacer. Mi padre hacía lo mismo: se levantaba a las 5 de la mañana para trabajar. Así que tengo que ir a trabajar. Dicho eso, desde el 95 no he dejado la carretera. La mayoría de bandas se toma un año, año y medio sin salir a la carretera y graban un disco y luego vuelven a la carretera. Y yo nunca lo he hecho. Así que estoy pensando en, tras la temporada de festivales en julio, tomarme un buen tiempo sin salir a la carretera que, para mi, sería un año. Tendré que meterme en el estudio porque sino enloqueceré. Le he dicho a mi mujer que al menos dos días a la semana tendré que meterme en el estudio ya sea con Devildriver o con cualquier otra cosa. No puedo pasarme un año cortando el césped o sacando a pasear al perro. Pero es difícil. No he visto crecer a mi familia. Y mis hijos ya tienen una edad en la que me dicen, ‘Hey, quiero salir contigo, ir a hacer surf’. Así que ahora les tengo que dar tiempo. Eso vendrá pronto pues.

pA: ¿Como ves la situación de la industria musical?

DF: Jodida.

pA: ¿Habrán grandes sellos dentro de cinco años?

DF: Mira, hay bandas en EEUU que están vendiendo 300.000 copias y que tienen un contrato de 20.000 dólares, lo que significa que alguien que no son esas bandas está haciendo dinero. Hay promotores que empiezan a hacer lo que se llama ‘contratos puerta’: no te vamos a garantizar cuanto dinero vas a lograr. Vienes al club, si viene gente, te daremos parte de lo que se recaude. Vas a ser un mundo muy competitivo. Habrá que ver quien sobrevive. Los sellos desaparecerán. No son más que un banco pero con unos intereses demasiado elevados. Si yo fuera una banda que empezara ahora pediría un préstamo a mis padres y se lo devolvería a ellos. Así tienes los masters, los derechos de tu propia imagen y todas esas cosas, sabes. Yo llevo con Roadrunner desde hace mucho tiempo. Han sido mi casa así que solo sé como es (estar en un sello). Pero mi contrato se termina ahora. Estoy hablando con ellos y ellos conmigo. Si me hacen sentirme seguro, guay. Si no, me voy a otro lado. Pero han sido un gran hogar. Creo que perdieron el barco con un par de discos de Devildriver, podrían haberlos promocionado más pero todo artista te dirá eso. Solo que no quieres que te pase (risas) Estoy muy cómodo donde estoy y veremos qué pasa. Andan ocurriendo muchos cambios.

pA: ¿Es plausible un nuevo disco editado por vuestra cuenta?

DF: Dios, ¡sería algo muy extraño! (Roadrunner) es como una familia para mi, Monte Conner y todos los que han trabajado alguna vez para Roadrunner son como una familia para mi. Especialmente toda la gente de prensa de todo el mundo, sería desastroso. Recuerdo como hace menos de 6 años volvimos a firmar con Roadrunner pero tampoco pensamos que nos fuésemos a ir. Estábamos en Italia y recuerdo como la chica de prensa estaba llorando. Y yo pensé, ‘Joder' y se notaba la emoción en la habitación. Pero al final, no puedes mezclar arte con negocios. Es como agua y aceite. Esto es un negocio y tienes que llevarlo como un negocio.

pA: ¿Y como lo consigues siendo parte interesada de ambas cosas, del lado artístico y del lado ‘empresarial’? ¿Es posible no contaminar el arte con los negocios?

DF: Bueno es tan sencillo como si pensara en el arte como un negocio estaría componiendo canciones para la radio como Radiohead o Coldplay, ¿sabes? Si no lo ves como un negocio, sacas un disco como ‘Beast’. Entonces eso creará una oportunidad que generará negocio y tienes arte creando negocio. Si el negocio crea el arte, será manipulado en un horrible ejemplo de mierda. Dicho lo cual, cuando Devildriver empezamos a mandarle discos más heavys me dijeron que tenía que empezar a pensar en el comercio. Ahí es cuando alejé un poquito más aún el lado de negocios del arte y les di ‘Beast’. Esto fue tras ‘The Last Kind Words’ y me dijeron, ‘Esto está yendo a algo muy, muy heavy y tenemos que pensar en el comercio’ y yo dije, ‘Pfff’. Ya tengo un dedo corazón muy grande (risas) No puedes mezclar esas dos cosas, tío. Las bandas que hacen caso o son llevadas a hacerlo por sus managers o por quien sea, se van a ir a tomar viento.

pA: ¿Pero siempre has recibido estas presiones? ¿Incluso cuando ya teníais un nombre?

DF: Yo tengo una relación muy sincera y abierta con Monte Conner, el tío que me fichó en el 95, que es como mi padre (risas) Yo le puedo decir si lo que cocina es malo y él me puede decir lo que quiera sobre mi música lo cual es bueno. Necesitas gente sincera y abierta a tu alrededor, y eso es algo que siempre he tenido en Roadrunner, gente honesta y trabajadora.

pA: Por cierto, cambiando de tema, ¿como cuidas tu voz? ¿Haces algo especial?

DF: Dormir. No me quedo levantado hasta tarde, no me quedo levantado hablando hasta las 5 de la mañana. Tengo que dormir e hidratarme mucho. Así que cuando me oyes tosiendo es que se me está secando la voz.

pA: Bueno Dez, muchas gracias por tu tiempo. Estamos con ganas de verte en unas horas sobre el escenario.

DF: Gracias a vosotros. Los conciertos están yendo genial, no tengo queja.

Artistas relacionados:
Coal ChamberDevildriver