Opeth: «Con ‘Heritage’ buscamos un sonido más terrenal»

Opeth pasaban en noviembre por España para presentar su último trabajo, «Heritage«, en el que definitivamente dejaban atrás el 'death' y los berridos para abrazar con fuerza el sonido del rock psicodélico de los 70. Obviamente con un cambio tan importante en su sonido las preguntas al respecto tenían que caer y al tener la oportunidad de hablar con su guitarrista Fredrik Åkesson, éste nos iluminó sobre las motivaciones e inspiración detrás del álbum.

Akesson nos dedicaba unos minutos de su tiempo para contestar con amabilidad nuestras preguntas que además de versar sobre el nuevo trabajo, le permitieron hablar de lo que significa estar en un grupo del tamaño de Opeth o explicar como fue la creación del nuevo disco de su proyecto paralelo, Krux.

pA: ¿Como te va Fredrik?

Fredrik Åkesson: Estoy bien, gracias. Tenemos una agenda bastante ajetreada: hacemos seis conciertos seguidos y un día libre. Llegamos ayer por la noche a Barcelona y hemos tenido el día para descansar así que estamos bien. Hemos cargado baterías.

pA: Anteayer estuvisteis en…

FÅ: Lisboa. Muy bien, la verdad.

pA: ¿Como está reaccionando el público hasta ahora? ¿Hay gente que os exige temas determinados o se comporta?

FÅ: Creo que se comporta bastante bien. Tenemos alguno que otro que grita pero en general la reacción es buena. Claro que entiendo que haya gente que quiera escuchar ‘Demon Of The Fall’ y canciones así en esta gira. Tampoco es que no vayamos a tocarlas en el futuro pero en esta gira hemos escogido un set diferente porque aún así creo que es un buen set para alguien al que le guste Opeth. Y es que hay muchas canciones que nunca antes hemos tocado en directo. Hemos tratado de elegir temas del antiguo catálogo que encajaran con el nuevo material de ‘Heritage’.

pA: Tiene que ser una buena sensación tener la posibilidad de hacer estas cosas: una gira tocando temas más duros -o al menos con gritos- y otra con canciones más melódicas.

FÅ: Si, sin duda. Pero aún así en este set hay momentos muy heavys, no todo es calmado. Pero lo que no hay son canciones con berridos. Aunque no dejan de haber elementos de metal.

pA: En ‘Heritage’ también hay algo de eso, ¿no? Es decir, también tiene sus momentos más duros… En cualquier caso, ¿recuerdas el día en que Mikael Akerfeldt te mandó los temas del disco?

FÅ: Recuerdo que lo primero que me comentó es que no iban a haber berridos en las canciones. Al principio me quedé, ‘¡Guau! ¿Estás seguro?’ Pero luego fui a su casa y me puso creo que fue ‘The Lines In My Hands’ y ‘I Feel The Dark’, y entendí su visión. No había espacio para berridos en este álbum. Estaba muy emocionado y contento con el nuevo material. La verdad es que era un paso atrevido pero es que necesitábamos algo que fuese fresco para nosotros y que, con suerte, también lo fuese para los oyentes. No queríamos repetirnos y hacer ‘Watershed’ segunda parte. De hecho Mikael tenía un par de canciones que eran un poco continuación de ‘Watershed’ pero las eliminó y empezó de cero. Algunos de los riffs aparecen en el disco. Volviendo a tu pregunta, la verdad es que estaba emocionado. Como te decía, al principio si que estaba un poco, ‘¿Estás seguro?’ pero cuando oí el material sentí que debíamos hacerlo.

También era importante para Mikael que todo el mundo en la banda estuviera contento con el nuevo material. Siempre nos lo presenta antes y si no nos gusta, no sigue adelante con ello. Pero normalmente siempre saca cosas muy buenas.

pA: ¿Cuales han sido las grandes diferencias entre la composición y grabación entre ‘Heritage’ y “Watershed”, el anterior disco?

FÅ: De alguna manera hemos seguido el mismo modo de trabajar en los dos últimos discos. El caso es que Mikael hace muy buenas demos de las canciones y sabíamos la secuencia del álbum antes de meternos en el estudio. Lo mismo pasó con ‘Watershed’. Grabamos el material después de las demos y “Axe” y Mendez tocan la batería y el bajo en directo. Escuchan la demo y pueden oír la línea vocal y las guitarras con lo que logran hacerse toda la imagen de la canción para grabar. Creo que es una muy buena manera de grabar porque así no corres el riesgo de tocar algo que interfiera con la voz o algo así. Tienes la imagen completa y eso afecta a tu forma de tocar de forma que encaje mejor en la canción.

Pero la grabación de este disco comparado con ‘Watershed’ fue mucho más relajada, una grabación mucho más de la vieja escuela. Usamos un viejo estudio y trabajamos con un tipo llamado Janne Hansson que tiene como 60 años y lo enfocamos un poco a la vieja escuela, lo cual fue guay.

pA: De algún modo necesitásteis que alguien como él os echara una mano.

FÅ: Si, algo más que no los ingenieros más jóvenes que se dedican a cortar y pegar cosas. Es gente que no escucha la canción y que solo mira una pantalla…

pA: Y dice, ‘Esto es perfecto, esto hay que pegarlo con aquello…’

FÅ: Exacto. Queríamos algo más orgánico. Es un disco muy sincero: no hay ediciones ni reemplazos sonoros en la batería. Pasamos mucho tiempo para lograr el sonido adecuado. Queríamos un sonido más terrenal.

pA: ¿Necesitásteis mentalizaros para sacar ese sonido setentero o fue algo que surgió de forma natural?

FÅ: Con las guitarras, decidimos que los riffs más heavys íbamos a tocarlos en la pastilla del traste que le da un sonido más grave y deprimente, añadiéndole algo de distorsión. Esa fue básicamente la forma de encararlo. Luego no fue más que tocar la nota adecuada en el momento adecuado. Quisimos usar cosas como un auténtico Hammond B3 con amplis Leslie, Mikael compró un Mellotron… Sonidos reales en lugar de samplearlos. Eso también fue importante y también fue diferente al anterior disco. Fuimos muy quisquillosos en cuanto a elegir lo auténtico.

pA: ¿Qué importancia ha tenido Steven Wilson en la mezcla del álbum? ¿Realmente se nota? ¿Hay diferencia entre si lo hace él y otra persona?

FÅ: Quizá se note aunque no se sabe si no se prueba (risas) Supongo que tendrías que comparar las mismas canciones mezcladas por él o por otra persona. Él no estuvo en el estudio mientras lo grabamos pero le pedimos detalles antes de meternos en el estudio como, ‘¿Deberíamos usar eco en las guitarras o querrás editarlo después?’ Nos dijo que debíamos escoger los sonidos que nos parecieran mejor y grabar con eco si era lo que pensábamos que quedaría mejor. Así que así lo hicimos. Creo que ha hecho una mezcla genial. Lo ha hecho con Mikael por lo que ha sido una colaboración.

pA: Mikael además lo ha producido…

FÅ: Si, si. Steven además ha hecho una mezcla 5.1 realmente genial, muy impresionante. Es muy bueno. Creo que ha sido realmente bueno trabajar nuevamente con él en este disco porque entendió la visión que Mikael y nosotros teníamos para el álbum y la cosa salió con facilidad.

pA: ¿Qué nos puedes contar del lado artístico de la banda en cuanto la libertad que os da Mikael?

FÅ: Normalmente voy a casa de Mikael y le toco un solo y me da un pequeño consejo acerca de algo que quiere, e improviso un par o tres de tomas y queda satisfecho. Pero si intercambiamos ideas. A veces discutimos un poco en el estudio sobre el sonido deberíamos tener, el tipo de solo… Creo que es bueno tener algo de fricción en lugar de que todo el mundo vaya diciendo ‘si’ a todo.

pA: ¿Y qué me dices del ‘artwork’ y todo el aspecto no musical de la banda? ¿Es todo idea de Mikael, os lo expone y le dais el aprobado o todos aportáis cosas?

FÅ: Todos aportamos pero Mikael está muy metido en los discos y la forma en que están hechos, los libretos… Es un gran coleccionista de vinilos. Tiene una buena relación con Travis Smith (diseñador). En el caso del ‘artwork’ de ‘Heritage’ fue más bien cosa de nuestro manager que nos sugirió que usáramos un árbol. Y el día siguiente, Mikael se despertó con la idea de la ciudad quemándose que significa el declive de la civilización, las nueve estrellas del cielo representan los nueve discos de Opeth y el sol es el décimo. Y las calaveras debajo del árbol simbolizan antiguos miembros de Opeth y las raíces hacia el diablo y el infierno es nuestro pasado ‘death metal’, con lo oculto. Estamos contentos con el resultado; es un diseño bastante diferente pero sigue siendo típico de Travis. Conecta, de todos modos, con la música del álbum: queríamos una sensación más de los 70, como un cuadro de aquellos años.

pA: La propia portada te sirve para darte cuenta de que estos son otros Opeth.

FÅ: También es ya el décimo álbum… Hay que hacer algo diferente en el décimo.

pA: Supongo que es algo lógico. Es decir, en tu propia vida cambias con el paso del tiempo. No haces lo mismo cuando tienes 20 que cuando tienes 30 o 40 años.

FÅ: Pero me sigue gustando tocar esas canciones (viejas) en directo. Y por supuesto que en el futuro las tocaremos porque en la próxima gira haremos algo diferente. La evolución es buena para una banda. Hay tantísimas bandas que, en mi opinión, sacan el mismo álbum una y otra vez… Bueno, no todas pero unas pocas si hacen eso. Nosotros no queremos hacer eso para, simplemente, mantener el negocio. Primero tenemos que sentirnos honestos y bien con nosotros mismos y, luego con suerte, a la gente le gustará Opeth.

pA: El hacer cada vez el mismo álbum convierte al grupo en algo más mecánico, más cercano a un negocio.

FÅ: Exacto. Si pierdes esa visión del grupo como algo natural… Nosotros tratamos de mantener esa identidad artística.

pA: ¿Cómo ha cambiado tu vida desde que te uniste a Opeth allá por 2007?

FÅ: Me ha cambiado, si: me divorcié hace dos años (risas) Me mudé…

pA: (risas) ¿El divorcio fue por Opeth?

FÅ: No, la verdad es que no pero siempre es difícil cuando giras tanto como nosotros. Eso quizá tenga algo que ver con ello pero no creo que sea la razón principal. Recibo más atención pero aún soy anónimo en mi ciudad. Lo cierto es que es muy divertido. Para mi es fantástico tocar en esta gran banda. Ya era fan antes de unirme. Ahora en abril haré cinco años en la banda por lo que ya da la sensación de ser una unidad muy sólida. Le dedicas mucho tiempo, mucho tiempo de tu vida a la banda, especialmente por las giras. Ahora vamos a hacer dos años de gira; empezamos en septiembre, el 19.

pA: ¿Pero pasas por casa de tanto en cuanto, no?

FÅ: Si, hay algunos paréntesis, si. Enero completo, por ejemplo, lo tomaremos de descanso.

pA: ¿Qué es lo que más se echa de menos en la carretera?

FÅ: La familia, mi hijo, mi novia, amigos…

pA: ¿Eso es lo más difícil de estar en la carretera?

FÅ: Si. Pero hoy en día es más fácil pudiendote comunicar con Skype y así. A veces incluso pueden venir a verte y todo. Pero es divertido y vale la pena el sacrificio. Esto es lo que he querido hacer toda mi vida y no me quejo. La vida en la carretera no es tan glamourosa… 12 personas durmiendo en un bus (risas)

pA: Y día tras día ves a la misma gente (risas)

FÅ: Exacto. Por eso es tan importante llevarte bien unos con otros. A nosotros nos pasa. De hecho, en casa también pasamos tiempo juntos. No tanto con el equipo sino con los compañeros de banda.

pA: Es decir no solo sois compañeros sinó amigos.

FÅ: Si, si.

pA: Cambiando de tema, ¿como ves la situación de la industria musical? ¿Seguirán existiendo sellos discográficos en cinco años? ¿Qué te parecen servicios de ‘streaming’ como Spotify?

FÅ: Bueno, Spotify no es tan bueno para los artistas porque no reciben demasiados royalties aunque desconozco la cifra exacta. iTunes es mejor o al menos más justo con sello y artista. Creo que hay dos caras de la moneda: algunas bandas quizá obtengan mucha atención debido a ello y entonces la gente compre su álbum y vaya a sus conciertos. En la comunidad metal/rock a algunos fans les gusta más coleccionar que no a los del pop. Es difícil decir como estará la cosa en cinco años. Aún vendemos algunos discos pero la cosa está desapareciendo. Sé que los vinilos están resurgiendo… Quizá todo el mundo vuelva al vinilo. Bueno, la verdad: no creo que eso vaya a pasar (risas)

pA: Quizá toque hacer más dinero con el ‘merchandising’, buscando otros caminos con los que recaudar dinero.

FÅ: Sin duda está sirviendo para sobrevivir. Una banda hoy en día gira más en comparación con principios-mediados de los 90, cuando una banda no tenía que salir tanto de gira porque vendía millones de discos. Así, una gran banda hacía una sola gira mundial. Y nosotros hacemos como unas tres… Esa es, probablemente, una de las mayores diferencias.

pA: Otro cambio de tercio: ¿hubo alguna canción que te costara aprenderte?

FÅ: Si, muchas. La última canción que me aprendí fue ‘Benighted’ que tiene mucho ‘fingerpicking’. Pero ahora que ya llevo cinco años tocando con Opeth, me es más fácil entender la música que al principio, entiendo la forma de pensar (de Mikael) más rápidamente. Al principio tuve que dedicarle mucho tiempo al material acústico que tiene más partes de ‘fingerpicking’. Además, las marcas de tiempo y riffs de Mikael son bastante únicos comparado con otras cosas. Sin duda es complicado de tocar pero claro cuando tocas 25 conciertos ya ni piensas, es todo muy mecánico. Piensas en dar lo máximo pero no en ‘ostras, ¿y ahora que viene? ¿Ahora que viene?’

pA: ¿Qué puedes contarnos de Krux? Si no me equivoco, acabáis de editar un nuevo álbum, ¿es así?

FÅ: Si, sigo siendo parte de la banda pero no salimos mucho de gira porque es muy difícil por cuestión de tiempo. Ya ha salido, ‘Krux III’. Grabamos todas las guitarras en mi casa; grabé los últimos solos justo antes de salir de gira hacia EEUU con Opeth. Fue bastante estresante pero estoy feliz por como quedó, mola.

pA: ¿Qué cambios han habido con respecto a los anteriores discos?

FÅ: Mmm, quizá te diría que está más organizado en cuanto a sonido que los otros. Son canciones algo más animadas pero sigue siendo todo muy ‘doom’. Creo que hay canciones bastante potentes, si.

pA: ¿Como sueles componer para Krux? ¿Es todo por internet o os juntáis de tanto en cuanto?

FÅ: Para este álbum hicimos todas las demos en mi casa porque Leif (Edling) compone la mayoría del material y vive cerca de mi casa. Yo hice todas las demos. La verdad es que invertí mucho tiempo en el nuevo disco de Krux. Fui el responsable de las demos, grabé todas las guitarras (las mías y las de Jörgen) en mi casa. Lo normal es que Leif tenga un riff, yo programo la batería… Él es más de la vieja escuela y se apunta todo en un papel: qué riff, cuanto dura… Y luego eso lo organizamos. Mola. Es muy diferente de Opeth pero lo disfruto. Quizá hagamos algunos conciertos en 2012.

pA: Bueno Fredrik, muchísimas gracias por tu tiempo; ha sido un placer.

FÅ: Perfecto. El placer ha sido mío.

Artistas relacionados:
Opeth