Phil Anselmo habla de Tapeworm, el proyecto que le unía a Danny Lohner, Trent Reznor y Maynard James Keenan

Estevam Romera

La Rolling Stone ha querido charlar con Phil Anselmo a propósito del lanzamiento de su primer trabajo en solitario bajo el nombre de Phil H. Anselmo And The Illegals.

Sobre hacer el disco:

¿Por qué no hacerlo? Es algo que me dio de forma orgánica. No era algo con lo que me hubiera obsesionado. Hace tres años, empecé y una vez me inspiro, tengo que sacarlo de mi. Así que pillé una guitarra y un ampli y aparatos para grabar y empecé a montar las canciones. A veces, cuando iba a meterme «de lleno» en este proyecto y a grabar las demos, estaba produciendo dos otros discos y estaba haciendo el EP de (The Purple EP) así que la verdad es que esto salió en un puñado de sesiones diferentes de ahora si-ahora no.

Ha sido un disco interesante de hacer porque quería cambiar las cosas. No quería hacer el típico disco 4/4 thrash que ya se ha hecho y se ha oído, y seguramente mejor, hace años. Quería trastear con la fórmula y quizá salirme algo de lo tradicional. Y para mi, quería hacer un disco que pudiera estar al lado de cualquier cosa que esté ahí en la calle y se considere extremo o exagerado. Pero quería hacer un disco que fuese muy difícil de encajar en un género o sub-género de música extrema. Si lo he logrado o no, lo veremos en un año o así. Esa fue mi intención y me siento realmente bien por ello. Quería hacer un disco de sonido feo. No buscaba el disco de sonido pulido y comercial. Quería hacer un disco de sonido feo, duro y percusivo.

Del tema «Music Media Is My Whore» (Los medios musicales son mis putas):

Para mi, en este disco, se trata de mostrar un lado distinto de sarcasmo que tengo. He oído demasiadas veces a la gente decir que soy ultra-serio. La verdad es que tengo un sentido del humor extremadamente absurdo. Me gusta el absurdo – me encanta. Es mi manera de darle un toque a gente como tu. Vosotros tenéis la libertad de escribir lo que queráis sobre mi así que esto es devolveroslo un poco. Pero si le echas un vistazo a esa canción, no tiene nada que ver con los putos medios. Es más una introducción a lo que habrá en el resto del disco.

Sobre su biografía:

Sé que está prevista que salga por esta época del año que viene. No es solo un libro sobre . Es un libro de mi vida. Pasaron muchas cosas antes de y muchas han pasado después de . Pero no hay duda de que muchas cosas pasaron durante . Así que voy a tratar de cubrir todas las bases y con suerte añadirle alguna historia divertida, o cuatro o cinco, o diez. Existe la percepción de que -debido a su terrible final, el asesinato de Dimebag (Darrell)- es trágico. Lo entiendo pero para mi hay muchos más grandes buenos recuerdos de . Cuando pienso en pienso en todas las cosas buenas. La gente siempre se queda en lo negativo porque supongo que es la naturaleza de la bestia pero para mi hay muchísimas historias positivas que contar de . Y creo que eso es lo que quiero explicar con este libro.

De Tapeworm, el proyecto en el que supuestamente colaboró con Trent Reznor y Maynard James Keenan pero que quedó aparcado ‘sine die’.

De hecho, fue cosa más mía y de Danny Lohner, que en el momento de hacer lo de Tapeworm estaba en . Danny Lohner y yo seguimos siendo muy buenos amigos y siempre hablamos de hacer diferentes proyectos juntos. Creo que está preparando un montón de material para mi en un futuro cercano. Pero con lo de Tapeworm solo fueron dos canciones. Danny lo programó e hizo toda la magia que hace -lo cual es un trabajo asombroso, la verdad- y me dijo, «Hey tío, aquí está la música. Escribe lo que quieras». Y esas canciones nunca vieron la luz del día. Fue una de esas cosas en las que las agendas nunca encajaron y no fue una posibilidad real. Estábamos ambos atados a diferentes sellos discográficos en su momento. Fue una pesadilla logística.

De cualquier modo, era y es música muy interesante. Creo que había una canción de tipo agresiva llamada «Ignorant». No sé si quiero que la gente la oiga hoy o mañana pero en los próximos diez años o así, no me importaría si se oyera. Había otra canción llamada «Be Kind To Them» y esa canción era más atmosférica, más un tema tipo blues. Sería como harían blues. Es la clase de cosa en la que Danny -que es un productor genial- te pide que cantar algo de 20 maneras diferentes, 20 veces. Entonces lo pilla y trabaja con eso y construye lo que quiere. Le pone ciertas texturas y le añade voces y las preciosas orquestaciones de fondo.